Ir al contenido principal

Sacher-Masoch, la Venus y el masoquismo

---
"Esa es la moraleja: el que se deja dar de latigazos, es porque los merece". 
La Venus de las pieles
(Leopold von Sacher-Masoch)

Acabo de hacer lectura de este magnífico libro, escrito por aquel que diera impulso al término masoquismo, haciendo honor a su nombre. Es mucho lo que podría escribir sobre esta historia llena de vejación y maltrato, pero a la vez de amor y romance. Y es que Sacher-Masoch ha tomado parte de su personalidad, y de su historia misma, para elaborar esta perturbadora escena literaria. 


Masoquismo y psicoanálisis

Y es que en la práctica psicoanalítica, en la psicología en general y en el dialogo cotidiano, podemos escuchar frecuentemente la palabra masoquismo. El término hace referencia al acto perverso de disfrutar del dolor propio, del que otro o uno mismo puede proporcionar. Aquí será importante hacer una distinción, pues el dolor puede ir desde lo físico hasta lo psicológico; humillaciones de todo tipo en donde el Yo del sujeto se siente doblegado, manipulado y depreciado, consiguiendo el éxtasis anudado a lo sexual y a las pasiones más bajas. 

Sacher-Masoch nos presenta la historia de un hombre, en épocas pasadas, que se enamora profundamente de una rica y bella mujer. Es con ella con quien pacta un contrato en donde él se someterá a ella siendo su esclavo incondicional y ella tomará posesión de él como su dueña absoluta. La trama parece mantener un clima de duda al principio, pues la bella mujer no está segura de entrar en aquel juego perverso; después de darle muchas oportunidades al protagonista para desistir, y después de que él se negara a abandonar aquella retorcida idea, la mujer acepta el trato y celebra los más atroces y humillantes actos hasta llegar a los límites de lo que es "permitido". 

Psicoanalíticamente la historia se encuentra empapada de lo perverso, lo que Freud denominó sexualmente desviado de la meta original y, además, cargado de un exceso de agresión que pisa el área de la patología. La Venus de las pieles es una experiencia literaria exquisita, en donde podemos encontrar lo perverso en frases como: haz lo que quieras de mí, te seguiré amando aunque me mates. Es así como, a través de las historia, el masoquismo toma su lugar correspondiente. Los seres humanos que disfrutan del dolor, la agresión y el sufrimiento hacia su persona, de una manera profunda, no sólo en el acto sexual, sino en la cotidianidad de la vida, pueden estar navegando en el lago del masoquismo. Se trata de no poder desprenderse de las situaciones en donde es otro quien humilla y lastima y hiere, un otro que toma el papel opuesto: el sádico. 


La Venus de las pieles y su exquisitez 

Y es que Sacher-Masoch logra impactar con esas descripciones profundas sobre los atuendos de la protagonista. Uno casi puede oler el perfume a lavanda, la manzanilla del té, sentir el calor del sol poniente o el frío de la habitación. Puedes imaginar a la Venus vestida de armiño, con listones de colores y perlas enredadas en sus largos cabellos que contrastan con su blanca piel. 

Hay una escena en particular que me ha encantado en demasía; se trata del momento en el que la protagonista toma un baño en su esplendida mansión. Pareciera que el antojo de sumergirse en la tina con agua y perfumes perdura durante todo el acto, incluso después, uno podría comenzar a planear sus vacaciones a un lugar que se pareciese al menos en algo a aquel lugar tan encantador en alguna parte de Italia, tal y como se relata en el libro. 

Retrato de Lepold y Fannie

Esta obra literaria tan exquisita tiene mi profundo reconocimiento y admito que he de atesorarla como una joya valiosísima en el mundo de las letras. No puedo evitar tampoco pensar en cómo el autor se ha desprendido de una parte de sí mismo y la ha retratado, con todo y sus sufrimientos, en el papel empapado por la tinta. Han pasado 148 años desde que Leopold escribiera este libro, 148 años y el mundo entero es más masoquista que nunca. 











Comentarios

Entradas populares de este blog

La forma del agua y su encanto color turquesa

--- "Incapaz de percibir tu forma, te encuentro a mi alrededor. Tu presencia llena mis ojos con tu amor, doblega mi corazón... porque estás en todas partes."La forma del agua 
Mis queridos lectores, sé que tardé en escribir esta reseña pero quise esperar a que la entrega del Oscar aconteciera para poder dar una opinión aún más detallada y fina sobre esta encantadora película fuera de lo común. Y es que no quepo de la felicidad de que, nuevamente, otro paisano, un mexicano, ganara el premio a mejor director y, aún más maravilloso, que su filme se llevara el de mejor película. 

Como bien saben, si son lectores míos de hace tiempo, no profundizaré en detalles técnicos y de producción. Intentaré dar mi opinión más sincera sobre el largometraje; ya habrá varios textos de críticas dedicadas a todo aquello de lo que no soy nada experto. 
"Esta joya, meticulosamente elaborada, es la obra más satisfactoria de del Toro desde El laberinto del fauno." (The Hollywood Reporter)
Re…

Cine para psicólogos: "Sin amor" de Andrey Zvyagintsev

---
"¿Cómo ha podido ocurrir esto? Antes me hablabas de amor... y todo se ha vuelto dolor y decepción". Sin amor (2017)
En realidad no tenía planeado escribir sobre esta película, pero el día del trabajo en mi país me obligó a buscar opciones para no aburrirme en casa, así que fui con mi novio y un amigo a la Cineteca de la ciudad. Había una lista interesante de películas que podíamos ver, pero nuestras dos primeras opciones tenían las butacas agotadas. Recordé entonces que en una de mis últimas clases de la maestría, unos compañeros comentaron algo sobre una película llamada "Sin amor", exhibida en la Cineteca. Pregunté por los asientos libres y encontramos lugares cómodos. 
Sin amor (Loveless) es un filme ruso de 2017 que estuvo nominado como mejor película de habla no inglesa en los premios de la Academia del año en curso. Es una creación de un cineasta llamado Andrey Zvyagintsev (he hecho copy-paste de su nombre pues es difícil de pronunciar y de escribir también)…