Ir al contenido principal

La forma del agua y su encanto color turquesa

---
"Incapaz de percibir tu forma, te encuentro a mi alrededor. Tu presencia llena mis ojos con tu amor, doblega mi corazón... porque estás en todas partes."
La forma del agua 

Mis queridos lectores, sé que tardé en escribir esta reseña pero quise esperar a que la entrega del Oscar aconteciera para poder dar una opinión aún más detallada y fina sobre esta encantadora película fuera de lo común. Y es que no quepo de la felicidad de que, nuevamente, otro paisano, un mexicano, ganara el premio a mejor director y, aún más maravilloso, que su filme se llevara el de mejor película. 


Como bien saben, si son lectores míos de hace tiempo, no profundizaré en detalles técnicos y de producción. Intentaré dar mi opinión más sincera sobre el largometraje; ya habrá varios textos de críticas dedicadas a todo aquello de lo que no soy nada experto. 

"Esta joya, meticulosamente elaborada, es la obra más satisfactoria de del Toro desde El laberinto del fauno."
(The Hollywood Reporter)

Recordándome por momentos a la fascinante Amélie de 2001, La forma del agua me atrapó desde la primera escena, con esa música encantadora de Alexandre Desplat (uno de mis favoritos desde Harry Potter hasta Philomena). Y es que la ambientación de los años 60's no ha sido lo que más me ha encarcelado, sino el color turquesa que abunda en todas partes; pareciera que incluso los demás colores están pintados de azul verdoso; los rojos y marrones, de algún mágico modo, se ven azules. 

La forma del agua nació de la idea de Guillermo del Toro de recrear una especie de El monstruo de la laguna negra de 1954, esta vez haciendo uso de un romance original, profundo y fuera de lo normal. Ya desde el inicio uno comienza a preguntarse si se trata de algo zoofílico o simple ficción. Al respecto no es nada nuevo que Guillermo utilice este tipo de temas para impactar al público; en sus historias siempre hay un tinte algo aberrante que juega con la psicología del espectador. Lo cual me parece sublime. Podrán comprobarlo en La cumbre escarlata, El laberinto del Fauno o, incluso, en El espinazo del diablo. Historias tan llenas de oscuridad en su núcleo más profundo. En este caso podemos decir que Guillermo, aunque pone sobre la mesa una situación controversial, ilumina el panorama externo de un encantador color azul, de un romance dulce y, al mismo tiempo, salado como las aguas del mar. 

"Te provoca un hormigueo en todas las partes del cuerpo, como si fuese el mejor baño que te has dado nunca , algo de lo que otras películas no son capaces."
(The Telegraph)

La actuación de Sally Hawkins, quien hace el papel de Elisa Esposito, ha sido espectacular y ha hecho una actuación memorable con una voz que trasciende el sonido, una voz que habla más que las palabras; Sally Hawkins ha utilizado durante todo el filme el lenguaje del amor. Todos los actores involucrados son dignos de aplauso y han sido elegidos de forma exacta para representar esta obra de arte. 


Me sentí profundamente conmovido porque, aunque la película no se centra en un tema homosexual, contiene un punto importante que agrega este tópico al largometraje. La diversidad es el tema central del filme, lo que es distinto, los matices; me enorgullece profundamente que una película como esta haya sido galardonada con un premio tan importante como el Oscar. 

La forma del agua está tan llena de detalles que puedes sentir cómo las imágenes te introducen en un mundo de fantasía y magia que un genio como Guillermo es capaz de crear. Se nota el esfuerzo, la dedicación y la calidad de cada diálogo y cada escena; las líneas son profundas y poéticas de principio a fin y, por ahí y por allá, logran sacarte varias carcajadas. Lo tiene todo: drama, suspenso, terror, fantasía, ficción, romance, comedia. Es una obligación verla si eres amante del cine. 

En mi lista de favoritas coloqué a La forma del agua en tercer lugar, poniendo en el primer puesto a la magnífica cinta Call me by your name y en el segundo puesto El hilo fantasma. Pensé que cualquiera de mis tres primeros lugares tendría oportunidad de llevarse el premio más importante, y así fue. Aunque La forma del agua no fue mi favorita, me encuentro igual de contento y emocionado que si hubiese ganado la que sí lo fue. Y es que una parte de mí siempre se decanta de algún modo por las temáticas de visibilidad homosexual; pero La forma del agua me dio también eso que tanto valoro, la visibilidad de la comunidad LGBT, por eso le aplaudo de pie. De El hilo fantasma pude enamorarme de la historia con un tinte mucho más "psicoanalizable" y, sólo por ese motivo, ocupó mi segundo lugar. Este año valoré todas las cintas nominadas y creí que hubo una competencia fuerte pues había pasado mucho tiempo ya desde que no sentía que todas las nominadas eran tan poderosas. Pienso que debió ser muy difícil para la Academia elegir a la ganadora. Una vez dicho todo esto, me despido agradeciendo, una vez más, que sus ojos se pasen sobre mis líneas, que hoy han sido tan azules y profundas como las aguas. 

¡Felicidades, La forma del agua!
¡Felicidades, Guillermo!









Comentarios

Entradas populares de este blog

Sacher-Masoch, la Venus y el masoquismo

---
"Esa es la moraleja: el que se deja dar de latigazos, es porque los merece". 
La Venus de las pieles
(Leopold von Sacher-Masoch)

Acabo de hacer lectura de este magnífico libro, escrito por aquel que diera impulso al término masoquismo, haciendo honor a su nombre. Es mucho lo que podría escribir sobre esta historia llena de vejación y maltrato, pero a la vez de amor y romance. Y es que Sacher-Masoch ha tomado parte de su personalidad, y de su historia misma, para elaborar esta perturbadora escena literaria. 

Masoquismo y psicoanálisis
Y es que en la práctica psicoanalítica, en la psicología en general y en el dialogo cotidiano, podemos escuchar frecuentemente la palabra masoquismo. El término hace referencia al acto perverso de disfrutar del dolor propio, del que otro o uno mismo puede proporcionar. Aquí será importante hacer una distinción, pues el dolor puede ir desde lo físico hasta lo psicológico; humillaciones de todo tipo en donde el Yo del sujeto se siente doblegado, m…

Cine para psicólogos: "Sin amor" de Andrey Zvyagintsev

---
"¿Cómo ha podido ocurrir esto? Antes me hablabas de amor... y todo se ha vuelto dolor y decepción". Sin amor (2017)
En realidad no tenía planeado escribir sobre esta película, pero el día del trabajo en mi país me obligó a buscar opciones para no aburrirme en casa, así que fui con mi novio y un amigo a la Cineteca de la ciudad. Había una lista interesante de películas que podíamos ver, pero nuestras dos primeras opciones tenían las butacas agotadas. Recordé entonces que en una de mis últimas clases de la maestría, unos compañeros comentaron algo sobre una película llamada "Sin amor", exhibida en la Cineteca. Pregunté por los asientos libres y encontramos lugares cómodos. 
Sin amor (Loveless) es un filme ruso de 2017 que estuvo nominado como mejor película de habla no inglesa en los premios de la Academia del año en curso. Es una creación de un cineasta llamado Andrey Zvyagintsev (he hecho copy-paste de su nombre pues es difícil de pronunciar y de escribir también)…