Ir al contenido principal

Tener un hijo homosexual

---
Estaba yo viendo la televisión con mi padre, después de cenar, y se detuvo en un canal cristiano en donde un hombre decía que la familia homosexual no era una familia, que la pareja homosexual hacía como que amaba pero que no era un amor auténtico puesto que se alejaba de la reproducción de la especie humana. Mi padre hizo cara de disgusto y cambió el canal. Es así siempre que escucha o ve que alguien ofende o ataca a la comunidad homosexual, y lo hace únicamente por dos motivos: el primero es porque es una buena persona, el segundo es porque su hijo forma parte de ese grupo tan señalado. 


Desde que mis padres se enteraron de mi orientación sexual han sido aún más amables con la comunidad gay, y lo maravilloso de esto es que yo no he tenido que pedírselos, ellos actúan amable y consideradamente porque nace de ellos, porque su amor por mí es mucho más grande que cualquier otra cosa en sus vidas, porque es tan grande que han logrado querer y comprender a las personas que me rodean, amigos que desafortunadamente no son aceptados en sus propios hogares. Mis papás son como los papás adoptivos del lado homosexual de mis amigos. 

Para mi padre fue bastante difícil internamente comprender la orientación homosexual de su hijo mayor. Fue todo un proceso de adaptación y aceptación, un trabajo interno que movió mecanismos que se encontraban empolvados o, incluso, que nunca se habían puesto en marcha antes. Nunca me faltó al respeto, nunca me juzgó, al contrario, desde el inicio fue el ser más amable y comprensivo. Igualmente mi madre resintió internamente la sospecha que siempre había tenido; nunca había tenido una novia en mi vida y ya habían rumores por ahí y por allá sobre mi sexualidad. Mi mamá fue la madre más amorosa y lo único que hizo fue darme más comprensión de la que siempre me tuvo. 

Me he sentido un ser humano muy afortunado por tener los padres que tengo. Agradezco todos los días a la vida por haberme colocado en este lugar en donde me siento tan querido, tan amado, con tanto soporte. Al mismo tiempo, me siento muy apenado por todos aquellos homosexuales señalados, perseguidos y agredidos inclusive por sus propias familias. Pero aquí estoy yo, siendo la familia de quienes no encuentran el abrazo a todo su ser dentro de sus casas. 

Tener un hijo homosexual es una simple descripción. Uno tiene hijos; buenos, malos, inteligentes, tontos, gays o heterosexuales. La orientación sexual no define a las personas; existen homosexuales perversos, asesinos, malas personas, y también homosexuales amables, trabajadores, amorosos, etc. Uno no es bueno o malo por ser o no ser, uno es lo que elige ser en cuanto a sus acciones, no en cuanto a su sexualidad. Es triste, definitivamente, ver a padres que desprecian a sus hijos, que les cierran las puertas, los destierran de sus hogares y hacen de su vida un sufrimiento perpetuo. Yo he encontrado fortaleza para enfrentarme al mundo gracias a que en casa mis padres me han otorgado dicha fuerza, dicho poder; fuera, las ofensas, la discriminación o la intolerancia, a mí, me cuestan mucho menos que a quienes desde el núcleo familiar han carecido. 

Tener un hijo homosexual es quizás una prueba para los padres, para poder diferenciar de quienes han elegido bien al tener hijos y quienes han cometido un error. Ojalá los padres del mundo puedan aceptar a sus hijos tal cual son, amarles y ayudarles a enfrentar la vida, mostrarles las formas a través del amor, para que ellos puedan en el futuro enfrentar solos al mundo, este mundo tan lleno de maldad y locura. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La forma del agua y su encanto color turquesa

--- "Incapaz de percibir tu forma, te encuentro a mi alrededor. Tu presencia llena mis ojos con tu amor, doblega mi corazón... porque estás en todas partes."La forma del agua 
Mis queridos lectores, sé que tardé en escribir esta reseña pero quise esperar a que la entrega del Oscar aconteciera para poder dar una opinión aún más detallada y fina sobre esta encantadora película fuera de lo común. Y es que no quepo de la felicidad de que, nuevamente, otro paisano, un mexicano, ganara el premio a mejor director y, aún más maravilloso, que su filme se llevara el de mejor película. 

Como bien saben, si son lectores míos de hace tiempo, no profundizaré en detalles técnicos y de producción. Intentaré dar mi opinión más sincera sobre el largometraje; ya habrá varios textos de críticas dedicadas a todo aquello de lo que no soy nada experto. 
"Esta joya, meticulosamente elaborada, es la obra más satisfactoria de del Toro desde El laberinto del fauno." (The Hollywood Reporter)
Re…

Sacher-Masoch, la Venus y el masoquismo

---
"Esa es la moraleja: el que se deja dar de latigazos, es porque los merece". 
La Venus de las pieles
(Leopold von Sacher-Masoch)

Acabo de hacer lectura de este magnífico libro, escrito por aquel que diera impulso al término masoquismo, haciendo honor a su nombre. Es mucho lo que podría escribir sobre esta historia llena de vejación y maltrato, pero a la vez de amor y romance. Y es que Sacher-Masoch ha tomado parte de su personalidad, y de su historia misma, para elaborar esta perturbadora escena literaria. 

Masoquismo y psicoanálisis
Y es que en la práctica psicoanalítica, en la psicología en general y en el dialogo cotidiano, podemos escuchar frecuentemente la palabra masoquismo. El término hace referencia al acto perverso de disfrutar del dolor propio, del que otro o uno mismo puede proporcionar. Aquí será importante hacer una distinción, pues el dolor puede ir desde lo físico hasta lo psicológico; humillaciones de todo tipo en donde el Yo del sujeto se siente doblegado, m…

Cine para psicólogos: "Sin amor" de Andrey Zvyagintsev

---
"¿Cómo ha podido ocurrir esto? Antes me hablabas de amor... y todo se ha vuelto dolor y decepción". Sin amor (2017)
En realidad no tenía planeado escribir sobre esta película, pero el día del trabajo en mi país me obligó a buscar opciones para no aburrirme en casa, así que fui con mi novio y un amigo a la Cineteca de la ciudad. Había una lista interesante de películas que podíamos ver, pero nuestras dos primeras opciones tenían las butacas agotadas. Recordé entonces que en una de mis últimas clases de la maestría, unos compañeros comentaron algo sobre una película llamada "Sin amor", exhibida en la Cineteca. Pregunté por los asientos libres y encontramos lugares cómodos. 
Sin amor (Loveless) es un filme ruso de 2017 que estuvo nominado como mejor película de habla no inglesa en los premios de la Academia del año en curso. Es una creación de un cineasta llamado Andrey Zvyagintsev (he hecho copy-paste de su nombre pues es difícil de pronunciar y de escribir también)…