Ir al contenido principal

De noche

Salía de noche siempre, el tercer día, de la tercera semana de cada mes. Salía de un árbol enorme que estaba en el bosque a las afueras del pueblo. Un humo grisáceo inundaba el lugar a la media noche, cuando el frío era paralizador, cuando la lluvia había dejado todo húmedo, lleno de lodo, de lodo lleno de gusanos y sanguijuelas. Salía de entre las sombras, con el sonido de la madera crujiendo, vestida con una capa roja por la que se asomaban sus lacios y largos cabellos. Algunos cuentan que pudieron ver su rostro iluminado por la luz de la luna; era más blanca que la nieve y sus ojos más negros que la noche más oscura y fría. 

Caminaba hasta un claro en el bosque mientras los animales le seguían el paso; serpientes, lechuzas, conejos, lobos, coyotes, hasta las hormigas iban tras ella. Encendía una fogata, se desnudaba y danzaba mientras el sonido de un violín acompañaba su baile alrededor del fuego, una música tétrica salida quizá del infierno, tocada por algún ente condenado al sufrimiento eterno, escondido entre la penumbra del bosque. Danzaba hasta las tres de la mañana, entonces volvía al agujero en aquel árbol enorme y desaparecía. 

Dicen que antes fue una mujer común y corriente, una bella pueblerina a la que le rompieron el corazón tantas veces que terminó por vender su alma al diablo para nunca más ser lastimada, para nunca más ser herida. Y es que uno a veces quisiera deshacerse de todo lo que nos hace sentir, sentir dolor, para no sufrir. También dicen que cuando algún hombre se acerca a ella mientras danza, con la intención de poseerla debido a su belleza, sufre un destino terrible; muchos han desaparecido del pueblo. Se tiene la teoría de que los sacrifica, se come su corazón y se baña en su sangre como símbolo de su desprecio hacia lo masculino, como recuerdo del odio que sintió cuando le rompieron el corazón en demasiados pedazos. 

Ella viene de noche, algunas noches, y yo, cuando escucho el violín a lo lejos sonar, sé que no dormiré por el terror que me invade. 


Facebook: La tinta de Mane 
Instagram & Tumblr: tintademane 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sacher-Masoch, la Venus y el masoquismo

---
"Esa es la moraleja: el que se deja dar de latigazos, es porque los merece". 
La Venus de las pieles
(Leopold von Sacher-Masoch)

Acabo de hacer lectura de este magnífico libro, escrito por aquel que diera impulso al término masoquismo, haciendo honor a su nombre. Es mucho lo que podría escribir sobre esta historia llena de vejación y maltrato, pero a la vez de amor y romance. Y es que Sacher-Masoch ha tomado parte de su personalidad, y de su historia misma, para elaborar esta perturbadora escena literaria. 

Masoquismo y psicoanálisis
Y es que en la práctica psicoanalítica, en la psicología en general y en el dialogo cotidiano, podemos escuchar frecuentemente la palabra masoquismo. El término hace referencia al acto perverso de disfrutar del dolor propio, del que otro o uno mismo puede proporcionar. Aquí será importante hacer una distinción, pues el dolor puede ir desde lo físico hasta lo psicológico; humillaciones de todo tipo en donde el Yo del sujeto se siente doblegado, m…

Cine para psicólogos: Misery de Stephen King

"La verdad no es realmente más
extraña que la ficción, digan lo
que digan."
Misery


Bueno, pues ha tocado el turno de hablar sobre esta gran película del cine de terror; un género bastante curioso que logra sorprendernos en ciertos momentos con obras de arte como esta. Misery es una de mis películas favoritas, debo confesar, pues aunque adoro el cine de terror, esta película en especial combina perfectamente dos de mis pasiones: el cine y las letras. No quisiera profundizar mucho en la sinopsis del filme; estoy seguro de que la mayoría sabrá que se trata de una brillante adaptación del libro homónimo Misery, del maestro del terror: Stephen King. No he tenido la oportunidad de leer aún la novela, pero estoy seguro de que cuando lo haga me llevaré un sabor de boca igual o mejor que cuando vi su adaptación a la pantalla grande. 
Misery logra atraparte a través de la tensión, de esa que te ata de principio a fin con una buena historia.
Misery nos relata la historia de Paul Sheldon (Ja…

Terror profundo

---
Vino por la noche, esperó a que me durmiera. Salió de mi armario, de entre las sombras, con ganas de tocarme, de acercarse a mí sabiendo que el corazón me latiría más rápido. Todo se volvió lento; estaba dormido, pero también despierto. Se burló de mí, se alimentó de mi miedo y luego se marchó. Ahora me pregunto: ¿de dónde viene el miedo? ¿de dónde nace el terror?

Como psicoanalista puedo decirles que el miedo nace de una angustia de muerte, una angustia de aniquilación. El terror es una ansiedad que nace del miedo a morir, a ser destruido; pareciera entonces que todo lo extraño, lo ajeno, lo lúgubre, se coloca en el papel de "eso que puede hacernos dejar de existir". 
Hace unos días tuve lo que se conoce como "parálisis del sueño" o, como decimos en México, "se me subió el muerto", porque pues en México ponemos a la muerte hasta en la vida misma. Fue la primera vez que experimentaba una sensación de ese tipo. De algún modo estaba preparado, sabía de …