viernes, 14 de julio de 2017

De noche

Salía de noche siempre, el tercer día, de la tercera semana de cada mes. Salía de un árbol enorme que estaba en el bosque a las afueras del pueblo. Un humo grisáceo inundaba el lugar a la media noche, cuando el frío era paralizador, cuando la lluvia había dejado todo húmedo, lleno de lodo, de lodo lleno de gusanos y sanguijuelas. Salía de entre las sombras, con el sonido de la madera crujiendo, vestida con una capa roja por la que se asomaban sus lacios y largos cabellos. Algunos cuentan que pudieron ver su rostro iluminado por la luz de la luna; era más blanca que la nieve y sus ojos más negros que la noche más oscura y fría. 

Caminaba hasta un claro en el bosque mientras los animales le seguían el paso; serpientes, lechuzas, conejos, lobos, coyotes, hasta las hormigas iban tras ella. Encendía una fogata, se desnudaba y danzaba mientras el sonido de un violín acompañaba su baile alrededor del fuego, una música tétrica salida quizá del infierno, tocada por algún ente condenado al sufrimiento eterno, escondido entre la penumbra del bosque. Danzaba hasta las tres de la mañana, entonces volvía al agujero en aquel árbol enorme y desaparecía. 

Dicen que antes fue una mujer común y corriente, una bella pueblerina a la que le rompieron el corazón tantas veces que terminó por vender su alma al diablo para nunca más ser lastimada, para nunca más ser herida. Y es que uno a veces quisiera deshacerse de todo lo que nos hace sentir, sentir dolor, para no sufrir. También dicen que cuando algún hombre se acerca a ella mientras danza, con la intención de poseerla debido a su belleza, sufre un destino terrible; muchos han desaparecido del pueblo. Se tiene la teoría de que los sacrifica, se come su corazón y se baña en su sangre como símbolo de su desprecio hacia lo masculino, como recuerdo del odio que sintió cuando le rompieron el corazón en demasiados pedazos. 

Ella viene de noche, algunas noches, y yo, cuando escucho el violín a lo lejos sonar, sé que no dormiré por el terror que me invade. 


Facebook: La tinta de Mane 
Instagram & Tumblr: tintademane 
Publicar un comentario