martes, 9 de mayo de 2017

Cielo

Y encontré las cosas más bonitas allá arriba, en las alturas. Encontré en el cielo pedazos de mar y en la espuma del mar pedazos de cielo. Me encontré a mí mismo allá, mientras volaba. Encontré sombra y oscuridad, encontré luz y claridad. "Ya no sé en dónde estoy", pensaba, "si en el suelo o en el cielo". Y tomé su mano, y la apreté, y la fundí con la mía. Allá arriba encontré nubes y recuerdos, todas las cosas que se adhieren con el paso del tiempo. Encontré un viaje, un momento, un lamento, un montón de seres que ya fueron, que se resisten a soltar, a dejarme ir. Hice magia con el agua, con la espuma y con la sal, con la arena y con la luna, con el sol y con los besos de un cariño profundo. Hice castillos y reinos enteros, hice planetas, hice universos, hice infinitos para él. 

Cielo y suelo, vigilia y sueño, piel y alma, y ya no encuentro las diferencias entre uno y otro, entre algo y nada, entre arriba y abajo, ¿puedes tú? Yo no sé si vuelo o camino, si floto o me hundo, si respiro aire o respiro arena , si bebo agua o bebo aire. Ya no sé si lo beso o lo devoro, si lo quiero o lo quiero más. 

Cielo, mi cielo, el cielo nos mira; es azul, es púrpura, es gris, es blanco, es negro, es luna, es sol, eres tú, soy yo, somos los dos. Cielo, el cielo, ¡pero qué cielo! Allá arriba, aquí arriba, tu mano con la mía, tus labios con los míos, tu miedo con el mío. 

Ya me volví otra vez un dulce insoportable, una miel ámbar, un millón de granitos de azúcar; ya me hice dulce otra vez, ya se fueron las penas, esas que contigo son débiles, son menos, son nada. Ya me volví frágil otra vez, y fuerte también, ya me volví nube, nieve, agua. Ya me convertí en beso, en caricia, en cielo. 


Sígueme en Facebook AQUÍ
Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander (La tinta de Mane)
Publicar un comentario