Ir al contenido principal

La terapia y la cura

"Siempre es necesario un espacio que,
dentro de nuestra mente es nuestro, 
que nos contiene, nos soporta, nos
desarma y nos arma de nuevo, nuevos."
Manelander



La vida se vuelve insoportable por momentos, dolorosa, cruel, hostil, agresiva, hiriente; todos los calificativos negativos que se te vengan a la mente en este momento, querido lector. ¿Por qué? Muy sencillo; vivir es todo, todo lo bueno, todo lo malo y todos los puntos intermedios entre ambas cosas. Sin lo oscuro y doloroso la vida no sería vida, sin lo placentero y colorido la vida no sería, no existiría el vivir humano y todo su acontecer. Pero, no tan extrañamente, la oscuridad siempre es difícil de sobrellevar, de vivir. No hay humano cuerdo en el planeta que guste del displacer que la vida arroja a cada uno de nosotros constantemente, por lo menos no conscientemente. 

Vivir es placer y displacer, es blanco y negro, es dulce y amargo, es frío y calidez, es nada y es todo, es disfrutar y sufrir, eso es vivir. 

Existe una manera especial para poder tolerar todo lo que es desagradable, una manera que nos ayuda y nos enseña que la vida es de ese modo, y así soportarlo, y así vivir con ello sin degradar lo placentero, lo bello y lo excitante. La terapia es una forma de percibir el mundo a través de un cristal más transparente, sin color, sin manchas, para apreciar la vida tal cual es, sin distorsiones. 

Lo único que es efectivo en el proceso terapéutico es la confianza que el terapeuta, un otro con sus propias cicatrices, pone en el paciente, la confianza de poder sobrevivir a las inclemencias de la vida, a lo adverso, a lo lacerante. Es en el terapeuta en donde se puede encontrar una base firme, una voz que no se cansa de repetirnos que la vida es como es pero que jamás será tan terrible como para dejarnos morir, para abandonarnos a la inmovilidad, a la no acción. El terapeuta nos hacer ver que, en ocasiones, lo que nos parece aterrador y desmesurado, en realidad no es tan aterrador y desmesurado como lo percibimos, y en otros momentos, aquello que nos es insignificante, puede guardar una importancia gigantesca que requiera nuestra atención y acción. 

La cura terapéutica podría tomarse como una utopía, pero al mismo tiempo, podemos atrevernos a decir también, que la cura llega cuando el paciente logra soportar lo que antes no podía sin necesidad del terapeuta; cuando logra elaborar solo lo que antes estaba desordenado, cuando logra ver lo que antes no veía y conocer, de sí mismo, lo que antes no conocía. 

El paciente, a través del proceso introspectivo y asociativo, va fortaleciendo los recursos que necesita para soportar el dolor psíquico, ése que le causan todas las frustraciones y pérdidas a las que se tiene que enfrentar a lo largo de su vida. Se trata de sentirse capaces de enfrentar y transformar, de cambiar y decidir lo que se puede cambiar y decidir, de tolerar lo que no se puede, y de ser, precisamente, pacientes en el camino de la vida. 


Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander (La tinta de Mane)

Textos relacionados:

"Lo alivioso"
"Angustia y psicoanálisis"
"El discurso como cura"






Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cine para psicólogos: ¡madre! de Darren Aronofsky

You give and you give and you give... and it's never enough! 
Volvemos después de mucho tiempo a su gustada sección Cine para psicólogos. Antes que nada he de confesarles, mis queridos lectores, que el tiempo se ha vuelto algo valioso para mí y sentarme a escribir una opinión sobre una película como esta me demanda varias horas. Al fin he podido prepararme un café y comenzar a plasmar mis comentarios sobre mother!
Comenzaré diciendo que, como muchos de ustedes habrán leído tiempo atrás en mi blog, Darren Aronofsky logró crear mi película favorita de todos los tiempos: El cisne negro. Y  es que debido a mi formación como psicoanalista ustedes entenderán mi fascinación por este tipo de películas con contenidos fuertemente psicológicos. ¡madre! me ha cautivado por completo, aunque no ha logrado superar la admiración que sigo teniendo por Black Swan. 
mother! Una carga simbólica pesada para el psiquismo.  Miren, no he leído mucho al respecto, ni siquiera me he enterado de la vida de Dar…

Celos y otras torturas mentales

Psicoterapia psicoanalítica  Ciudad de México - Col. Roma Norte Tel: ‭(55) 3275 1330‬  Psic. Manuel Landeros 
Como ya he escrito al respecto, antes en otros textos de mi blog, los celos siempre han sido un asunto importante tanto en la consulta psicológica como en la vida cotidiana de muchas personas. Puedo considerar a los celos, desde mi observación clínica, como una tortura a la que muchas personas se someten constantemente. 
Sigmund Freud, en su obra psicoanalítica, menciona que los celos pueden tomar distintos caminos y que están relacionados con la rivalidad; ¿qué tiene aquel o aquella que no tenga yo? Más allá del miedo a ser abandonados, se trata de un miedo profundo a no tener o no poseer algo que otro sí, miedo a ser “insuficientes” o a sentirnos “incompletos”. Freud decía que los celos pueden ser proyectados, es decir, que quien en realidad tiene deseos (inconscientemente) de ser infiel es quien siente los celos, pero la culpa que ello  genera es tan grande que defensivamente c…

Marilyn Monroe y su misterioso paso por el psicoanálisis

---
"Hollywood es un lugar en el que tendrás que pagar mil dólares por un beso y cincuenta centavos por tu alma."
Marilyn Monroe 
Decidí escribir sobre Marilyn en el momento en el que una de mis profesoras de la formación psicoanalítica mencionó el nombre de Ralph Greenson, aquel psiquiatra estadounidense que fuera el psicoanalista de Norma Jeane Mortenson, mejor conocida como Marilyn Monroe. Y es que no es gratuito mi interés en este personaje tan famoso; desde hace muchos años siento una admiración especial a la imagen y trayectoria de Marilyn y, ahora que he indagado un poco más sobre su vida, estoy fascinado, y al mismo tiempo horrorizado, con lo que he encontrado.


El pasado herido de Norma
Norma nació el 1 de junio de 1926 en Los Angeles, USA. Hija de una montadora cinematográfica de nombre Gladys Baker y Edward Mortenson, de quien se separó justo antes de darse cuenta de su embarazo. Gladys tuvo que ser internada en un hospital psiquiátrico pues sufrió fuertes trastornos …