Ir al contenido principal

Sexo con la muerte

"De mi mente retorcida salían litros
de lodo y brea; me bañé en ellos, 
me ahogué en ellos y atraje a otros
a mi reino sin luz."
Manelander


Ya dormía, eran las tres de la mañana. La temperatura comenzó a descender rápidamente y las cobijas no me eran suficientes para calentar mi piel. Sabía que llegaría, porque hacía eso cada año. Se apareció de pronto, en mi habitación, se metió entre las sábanas. Tenía una piel blanca, casi transparente, unos ojos negros como la noche sin estrellas y sin luna, y un cuerpo atlético. Llegaba solamente a tomarme; me arrancaba la ropa, me mordía y rasguñaba con sus uñas largas y descuidadas, llenas de tierra seca. Olía a humedad, a bosque, a lodo, a panteón. 

La muerte es bastante atractiva, es bastante masculina, es bastante... diferente.

Se puso entre mis piernas y me embistió monstruosamente mientras me observaba quejarme con sus ojos inundados de negrura, de vacío; disfrutaba tanto hacerme daño, llevarme hasta los límites de la vitalidad, acercándome cada vez a su mundo, y justo cuando estaba yo a punto de cruzar la línea y morir él me dejaba en paz. Terminó con media sonrisa y me dio un beso que me supo a lo que sabe el agua de un río, una manzana demasiado madura, el café frío, a té de hierbas raras, a tierra, a nada. 

Se vende el alma para obtener cosas placenteras, se sacrifica, se eligen momentos de dolor para tener momentos de placer; la vida se explica de ese modo.

Nunca decía nada después, solamente me observaba, se levantaba y desaparecía entre las sombras. Yo sabía que pasaría un año para que volviera a tomar lo que quería de mí. Teníamos un pacto él y yo; desde hacía cientos de años él volvía para poseerme y así dejarme vivir eternamente. Tenía yo más de doscientos años y aún me veía como un chico de veinte, despertaba envidia y demasiadas emociones en otros. Había visto morir a toda mi familia, a todos mis grandes amores, a todos mis amigos, pero les he de confesar que, a pesar de tanto dolor, disfrutaba vivir eternamente, disfrutaba de mi juventud eterna. 


Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander (La tinta de Mane)

Textos relacionados:

"La raíz oscura"
"Sexo y tabú"
"Querer querer"



Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cine para psicólogos: ¡madre! de Darren Aronofsky

You give and you give and you give... and it's never enough! 
Volvemos después de mucho tiempo a su gustada sección Cine para psicólogos. Antes que nada he de confesarles, mis queridos lectores, que el tiempo se ha vuelto algo valioso para mí y sentarme a escribir una opinión sobre una película como esta me demanda varias horas. Al fin he podido prepararme un café y comenzar a plasmar mis comentarios sobre mother!
Comenzaré diciendo que, como muchos de ustedes habrán leído tiempo atrás en mi blog, Darren Aronofsky logró crear mi película favorita de todos los tiempos: El cisne negro. Y  es que debido a mi formación como psicoanalista ustedes entenderán mi fascinación por este tipo de películas con contenidos fuertemente psicológicos. ¡madre! me ha cautivado por completo, aunque no ha logrado superar la admiración que sigo teniendo por Black Swan. 
mother! Una carga simbólica pesada para el psiquismo.  Miren, no he leído mucho al respecto, ni siquiera me he enterado de la vida de Dar…

Celos y otras torturas mentales

Psicoterapia psicoanalítica  Ciudad de México - Col. Roma Norte Tel: ‭(55) 3275 1330‬  Psic. Manuel Landeros 
Como ya he escrito al respecto, antes en otros textos de mi blog, los celos siempre han sido un asunto importante tanto en la consulta psicológica como en la vida cotidiana de muchas personas. Puedo considerar a los celos, desde mi observación clínica, como una tortura a la que muchas personas se someten constantemente. 
Sigmund Freud, en su obra psicoanalítica, menciona que los celos pueden tomar distintos caminos y que están relacionados con la rivalidad; ¿qué tiene aquel o aquella que no tenga yo? Más allá del miedo a ser abandonados, se trata de un miedo profundo a no tener o no poseer algo que otro sí, miedo a ser “insuficientes” o a sentirnos “incompletos”. Freud decía que los celos pueden ser proyectados, es decir, que quien en realidad tiene deseos (inconscientemente) de ser infiel es quien siente los celos, pero la culpa que ello  genera es tan grande que defensivamente c…

Marilyn Monroe y su misterioso paso por el psicoanálisis

---
"Hollywood es un lugar en el que tendrás que pagar mil dólares por un beso y cincuenta centavos por tu alma."
Marilyn Monroe 
Decidí escribir sobre Marilyn en el momento en el que una de mis profesoras de la formación psicoanalítica mencionó el nombre de Ralph Greenson, aquel psiquiatra estadounidense que fuera el psicoanalista de Norma Jeane Mortenson, mejor conocida como Marilyn Monroe. Y es que no es gratuito mi interés en este personaje tan famoso; desde hace muchos años siento una admiración especial a la imagen y trayectoria de Marilyn y, ahora que he indagado un poco más sobre su vida, estoy fascinado, y al mismo tiempo horrorizado, con lo que he encontrado.


El pasado herido de Norma
Norma nació el 1 de junio de 1926 en Los Angeles, USA. Hija de una montadora cinematográfica de nombre Gladys Baker y Edward Mortenson, de quien se separó justo antes de darse cuenta de su embarazo. Gladys tuvo que ser internada en un hospital psiquiátrico pues sufrió fuertes trastornos …