Ir al contenido principal

I. Todas mis luces: La mujer de fuego

Para Abigail...

"Yo sin la luz y el calor que ella irradiaba
me hubiese perdido, me hubiesen consumido
las tinieblas y el frío."


El mejor día para verla eran los domingos, porque por alguna razón, para ambos, era el día en el que la vida nos permitía descargar todas nuestras ansiedades y angustias. Por las tardes, en nuestro lugar favorito, un café con terraza para perdernos en el humo del cigarro y el aroma de agua caliente con granos que despertaban más nuestros sentidos. 

Apareció de pronto, como siempre lo hacía, como una explosión rápida y luminosa que probablemente siempre descendía de los rayos del sol; llegaba irradiando luz y calor, un calor que, sin que ella lo supiera, siempre me confortaba. Ella era un conjunto de pasión, arrebato y estridencia. Era como el fuego, de hecho, ella había nacido ahí, entre flamas, en el calor de un hogar iluminado por el sol eternamente. 

-¡Estoy harta! -dijo con los ojos en blanco y expresión de asco. Se sentó a la mesa en la que yo le esperaba, abrió su bolso nuevo y atractivo, sacó una cajetilla de cigarros, tomó el encendedor y, después de la primera exhalación de humo continuó: -¿Qué pasa con la gente? 

-¿Qué pasa con la gente? -repetí con extrañeza. 

-¡Sí! ¿Qué con ellos? Siempre metiéndose en las vidas ajenas, ¿no crees tú que es aburrido y estúpido?

-Creo que es enfermo. 

-Ya no sé, siento que no pertenezco más a este lugar, que mi destino está en otro sitio -declaró y fumó nuevamente. 

-Yo... yo siento lo mismo -confesé. 

-¡Larguémonos! -exclamó ansiosa-. Pienso irme pronto, no sé a dónde, no sé el momento preciso, pero me iré. 

El mesero se paró a un lado y dijo con una voz insignificante, casi infantil: -¿Puedo tomar su orden? -Ella lo vio con cierto desdén. 

-Capuchino, botella con agua y un cenicero, por favor. ¿Y tú? -dijo mirándome. 

-Capuchino también. -El mesero se fue y encendí un cigarro. Tenía la impresión de que ella siempre provocaba que la gente se sintiera amenazada con su presencia, con su imposición, sin la necesidad de ser altanera, siempre el mundo se quedaba como pasmado si ella estaba cerca-. También quisiera largarme, pero no sé, no encuentro el modo. 

-El modo no se encuentra, se construye -dijo ella con media sonrisa. 

-No sé cómo construirlo. 

-Lo sabes, tienes el poder de hacerlo. Tú sí, porque eres diferente al resto. 

-No sé, me siento igual al resto. 

-Jajaja -se carcajeó como acostumbraba. Su risa era como una especie de terremoto que derrumbaba muros y sacudía ciudades-. Pues yo pienso diferente, estoy segura de que un día te marcharás y encontrarás tu destino en otro lado. 

Nuestras conversaciones duraban horas, y en algunas ocasiones, días enteros. Pasábamos del vacío al amor, del amor a la soledad, de la soledad a la dureza de la vida, de la dureza de la vida a los grandes placeres, de los grandes placeres a nuestros pasados turbios, de nuestros pasados turbios a nuestros presentes turbios. Nunca nos sentimos apenados de ser quienes éramos, de tratar a los demás como los tratábamos; podíamos ser muy amables con alguien y, en ocasiones, muy hirientes con otros. Ella y yo nos burlábamos de la vida, pienso que antes de que ella se burlara de nosotros. Siempre nos reímos de nuestras desgracias y nuestras penas, de nuestro propio dolor, y cuando el dolor a veces crecía demasiado y era insoportable entonces hacíamos algo loco, algo extravagante y fuera de lo común; viajes sin planear, salidas nocturnas que duraban un fin de semana entero, paseos a lugares lejanos, sesiones fotográficas, etc. Con ella, incluso el día más nublado tenía luz y calor. Cuando ella se fue de mi lado, para crecer, para ser mejor, para encontrar su felicidad, yo fui feliz, aunque sentía tristeza por tenerla lejos, sabía que un día nuestros caminos volverían a encontrarse. Y así fue en verdad, tiempo después, y ella seguía brillando y emanando calores. Ella es una de mis luces, una de mis guías en mi inmensa oscuridad; a donde ella vaya, mi corazón la seguirá, seguirá su calor y su luz, y si ella encuentra el amor yo sentiré que una parte de mí lo ha encontrado también, yo sentiré que una parte de mí está completa también, y estaré ahí siempre para abrazarla, para desearle lo mejor, para reírme con ella del pasado, del presente y del futuro. 

-La cuenta, por favor -pidió al mesero-. Yo te invito -me dijo. 


Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander (La tinta de Mane)

Textos relacionados:

"La chica de las piedras"
"Contigo yo..."
"Exhausto"









Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cine para psicólogos: ¡madre! de Darren Aronofsky

You give and you give and you give... and it's never enough! 
Volvemos después de mucho tiempo a su gustada sección Cine para psicólogos. Antes que nada he de confesarles, mis queridos lectores, que el tiempo se ha vuelto algo valioso para mí y sentarme a escribir una opinión sobre una película como esta me demanda varias horas. Al fin he podido prepararme un café y comenzar a plasmar mis comentarios sobre mother!
Comenzaré diciendo que, como muchos de ustedes habrán leído tiempo atrás en mi blog, Darren Aronofsky logró crear mi película favorita de todos los tiempos: El cisne negro. Y  es que debido a mi formación como psicoanalista ustedes entenderán mi fascinación por este tipo de películas con contenidos fuertemente psicológicos. ¡madre! me ha cautivado por completo, aunque no ha logrado superar la admiración que sigo teniendo por Black Swan. 
mother! Una carga simbólica pesada para el psiquismo.  Miren, no he leído mucho al respecto, ni siquiera me he enterado de la vida de Dar…

Celos y otras torturas mentales

Psicoterapia psicoanalítica  Ciudad de México - Col. Roma Norte Tel: ‭(55) 3275 1330‬  Psic. Manuel Landeros 
Como ya he escrito al respecto, antes en otros textos de mi blog, los celos siempre han sido un asunto importante tanto en la consulta psicológica como en la vida cotidiana de muchas personas. Puedo considerar a los celos, desde mi observación clínica, como una tortura a la que muchas personas se someten constantemente. 
Sigmund Freud, en su obra psicoanalítica, menciona que los celos pueden tomar distintos caminos y que están relacionados con la rivalidad; ¿qué tiene aquel o aquella que no tenga yo? Más allá del miedo a ser abandonados, se trata de un miedo profundo a no tener o no poseer algo que otro sí, miedo a ser “insuficientes” o a sentirnos “incompletos”. Freud decía que los celos pueden ser proyectados, es decir, que quien en realidad tiene deseos (inconscientemente) de ser infiel es quien siente los celos, pero la culpa que ello  genera es tan grande que defensivamente c…

Marilyn Monroe y su misterioso paso por el psicoanálisis

---
"Hollywood es un lugar en el que tendrás que pagar mil dólares por un beso y cincuenta centavos por tu alma."
Marilyn Monroe 
Decidí escribir sobre Marilyn en el momento en el que una de mis profesoras de la formación psicoanalítica mencionó el nombre de Ralph Greenson, aquel psiquiatra estadounidense que fuera el psicoanalista de Norma Jeane Mortenson, mejor conocida como Marilyn Monroe. Y es que no es gratuito mi interés en este personaje tan famoso; desde hace muchos años siento una admiración especial a la imagen y trayectoria de Marilyn y, ahora que he indagado un poco más sobre su vida, estoy fascinado, y al mismo tiempo horrorizado, con lo que he encontrado.


El pasado herido de Norma
Norma nació el 1 de junio de 1926 en Los Angeles, USA. Hija de una montadora cinematográfica de nombre Gladys Baker y Edward Mortenson, de quien se separó justo antes de darse cuenta de su embarazo. Gladys tuvo que ser internada en un hospital psiquiátrico pues sufrió fuertes trastornos …