Ir al contenido principal

I. Todas mis luces: La mujer de fuego

Para Abigail...

"Yo sin la luz y el calor que ella irradiaba
me hubiese perdido, me hubiesen consumido
las tinieblas y el frío."


El mejor día para verla eran los domingos, porque por alguna razón, para ambos, era el día en el que la vida nos permitía descargar todas nuestras ansiedades y angustias. Por las tardes, en nuestro lugar favorito, un café con terraza para perdernos en el humo del cigarro y el aroma de agua caliente con granos que despertaban más nuestros sentidos. 

Apareció de pronto, como siempre lo hacía, como una explosión rápida y luminosa que probablemente siempre descendía de los rayos del sol; llegaba irradiando luz y calor, un calor que, sin que ella lo supiera, siempre me confortaba. Ella era un conjunto de pasión, arrebato y estridencia. Era como el fuego, de hecho, ella había nacido ahí, entre flamas, en el calor de un hogar iluminado por el sol eternamente. 

-¡Estoy harta! -dijo con los ojos en blanco y expresión de asco. Se sentó a la mesa en la que yo le esperaba, abrió su bolso nuevo y atractivo, sacó una cajetilla de cigarros, tomó el encendedor y, después de la primera exhalación de humo continuó: -¿Qué pasa con la gente? 

-¿Qué pasa con la gente? -repetí con extrañeza. 

-¡Sí! ¿Qué con ellos? Siempre metiéndose en las vidas ajenas, ¿no crees tú que es aburrido y estúpido?

-Creo que es enfermo. 

-Ya no sé, siento que no pertenezco más a este lugar, que mi destino está en otro sitio -declaró y fumó nuevamente. 

-Yo... yo siento lo mismo -confesé. 

-¡Larguémonos! -exclamó ansiosa-. Pienso irme pronto, no sé a dónde, no sé el momento preciso, pero me iré. 

El mesero se paró a un lado y dijo con una voz insignificante, casi infantil: -¿Puedo tomar su orden? -Ella lo vio con cierto desdén. 

-Capuchino, botella con agua y un cenicero, por favor. ¿Y tú? -dijo mirándome. 

-Capuchino también. -El mesero se fue y encendí un cigarro. Tenía la impresión de que ella siempre provocaba que la gente se sintiera amenazada con su presencia, con su imposición, sin la necesidad de ser altanera, siempre el mundo se quedaba como pasmado si ella estaba cerca-. También quisiera largarme, pero no sé, no encuentro el modo. 

-El modo no se encuentra, se construye -dijo ella con media sonrisa. 

-No sé cómo construirlo. 

-Lo sabes, tienes el poder de hacerlo. Tú sí, porque eres diferente al resto. 

-No sé, me siento igual al resto. 

-Jajaja -se carcajeó como acostumbraba. Su risa era como una especie de terremoto que derrumbaba muros y sacudía ciudades-. Pues yo pienso diferente, estoy segura de que un día te marcharás y encontrarás tu destino en otro lado. 

Nuestras conversaciones duraban horas, y en algunas ocasiones, días enteros. Pasábamos del vacío al amor, del amor a la soledad, de la soledad a la dureza de la vida, de la dureza de la vida a los grandes placeres, de los grandes placeres a nuestros pasados turbios, de nuestros pasados turbios a nuestros presentes turbios. Nunca nos sentimos apenados de ser quienes éramos, de tratar a los demás como los tratábamos; podíamos ser muy amables con alguien y, en ocasiones, muy hirientes con otros. Ella y yo nos burlábamos de la vida, pienso que antes de que ella se burlara de nosotros. Siempre nos reímos de nuestras desgracias y nuestras penas, de nuestro propio dolor, y cuando el dolor a veces crecía demasiado y era insoportable entonces hacíamos algo loco, algo extravagante y fuera de lo común; viajes sin planear, salidas nocturnas que duraban un fin de semana entero, paseos a lugares lejanos, sesiones fotográficas, etc. Con ella, incluso el día más nublado tenía luz y calor. Cuando ella se fue de mi lado, para crecer, para ser mejor, para encontrar su felicidad, yo fui feliz, aunque sentía tristeza por tenerla lejos, sabía que un día nuestros caminos volverían a encontrarse. Y así fue en verdad, tiempo después, y ella seguía brillando y emanando calores. Ella es una de mis luces, una de mis guías en mi inmensa oscuridad; a donde ella vaya, mi corazón la seguirá, seguirá su calor y su luz, y si ella encuentra el amor yo sentiré que una parte de mí lo ha encontrado también, yo sentiré que una parte de mí está completa también, y estaré ahí siempre para abrazarla, para desearle lo mejor, para reírme con ella del pasado, del presente y del futuro. 

-La cuenta, por favor -pidió al mesero-. Yo te invito -me dijo. 


Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander (La tinta de Mane)

Textos relacionados:

"La chica de las piedras"
"Contigo yo..."
"Exhausto"









Comentarios

Entradas populares de este blog

La forma del agua y su encanto color turquesa

--- "Incapaz de percibir tu forma, te encuentro a mi alrededor. Tu presencia llena mis ojos con tu amor, doblega mi corazón... porque estás en todas partes."La forma del agua 
Mis queridos lectores, sé que tardé en escribir esta reseña pero quise esperar a que la entrega del Oscar aconteciera para poder dar una opinión aún más detallada y fina sobre esta encantadora película fuera de lo común. Y es que no quepo de la felicidad de que, nuevamente, otro paisano, un mexicano, ganara el premio a mejor director y, aún más maravilloso, que su filme se llevara el de mejor película. 

Como bien saben, si son lectores míos de hace tiempo, no profundizaré en detalles técnicos y de producción. Intentaré dar mi opinión más sincera sobre el largometraje; ya habrá varios textos de críticas dedicadas a todo aquello de lo que no soy nada experto. 
"Esta joya, meticulosamente elaborada, es la obra más satisfactoria de del Toro desde El laberinto del fauno." (The Hollywood Reporter)
Re…

Sacher-Masoch, la Venus y el masoquismo

---
"Esa es la moraleja: el que se deja dar de latigazos, es porque los merece". 
La Venus de las pieles
(Leopold von Sacher-Masoch)

Acabo de hacer lectura de este magnífico libro, escrito por aquel que diera impulso al término masoquismo, haciendo honor a su nombre. Es mucho lo que podría escribir sobre esta historia llena de vejación y maltrato, pero a la vez de amor y romance. Y es que Sacher-Masoch ha tomado parte de su personalidad, y de su historia misma, para elaborar esta perturbadora escena literaria. 

Masoquismo y psicoanálisis
Y es que en la práctica psicoanalítica, en la psicología en general y en el dialogo cotidiano, podemos escuchar frecuentemente la palabra masoquismo. El término hace referencia al acto perverso de disfrutar del dolor propio, del que otro o uno mismo puede proporcionar. Aquí será importante hacer una distinción, pues el dolor puede ir desde lo físico hasta lo psicológico; humillaciones de todo tipo en donde el Yo del sujeto se siente doblegado, m…

Cine para psicólogos: "Sin amor" de Andrey Zvyagintsev

---
"¿Cómo ha podido ocurrir esto? Antes me hablabas de amor... y todo se ha vuelto dolor y decepción". Sin amor (2017)
En realidad no tenía planeado escribir sobre esta película, pero el día del trabajo en mi país me obligó a buscar opciones para no aburrirme en casa, así que fui con mi novio y un amigo a la Cineteca de la ciudad. Había una lista interesante de películas que podíamos ver, pero nuestras dos primeras opciones tenían las butacas agotadas. Recordé entonces que en una de mis últimas clases de la maestría, unos compañeros comentaron algo sobre una película llamada "Sin amor", exhibida en la Cineteca. Pregunté por los asientos libres y encontramos lugares cómodos. 
Sin amor (Loveless) es un filme ruso de 2017 que estuvo nominado como mejor película de habla no inglesa en los premios de la Academia del año en curso. Es una creación de un cineasta llamado Andrey Zvyagintsev (he hecho copy-paste de su nombre pues es difícil de pronunciar y de escribir también)…