Ir al contenido principal

Lo alivioso

"Existen espacios vacíos que al ser
llenados con las palabras correctas
tienen un efecto alivioso." 
Manelander


Cada vez que la angustia se apodera de mí hago un berrinche del tamaño del mundo; todo pierde color, todo pierde sentido y comienzo a irritarme, a irritar a los demás. Hiperventilo emocionalmente para colapsar, creo en mi interior mis propias fantasías destructivas. Mi inconsciente se desata furioso por no poder obtener el cumplimiento de sus deseos más caprichosos y demandantes; es monstruoso y desde adentro crea, con su inmenso poder, una tormenta que primero nubla todos mis sentidos, todos los caminos posibles, me resta visibilidad. Después de dejarme encerrado en un punto específico, comienza a conjurar rayos y centellas que me aterran, me vuelvo vulnerable, me inunda el miedo. Está tan enojado por no permitirle hacer su voluntad que quiere lastimarme, castigarme, destruirme. Yo no sé qué hacer, soy inofensivo, no tengo poder sobre él; disfruta de mi dolor, es sádico, es hostil, porque no tiene lo que quiere en el momento que le place, porque me resisto a sus exigencias. Siento que es el fin, que no habrá nada más después de aquella tragedia, después de algún evento doloroso o de un momento de intensa incertidumbre.

Esa fuerza inconsciente, que es parte de mí también, me hace creer que no hay salida, que todo mi mundo interno se derrumba sobre mí; hace conexiones con mi duelos pasados, con mis miedos antiguos, me hiere y mete sus miles de dedos en mis heridas, las baña con su baba venenosa, que es ácida, que es amarga, que es ponzoñosa. Rasguña mis paredes y de ellas sale sangre y pedazos de mi alma, se hace un caos. Todo lo demás en mi vida deja de tener atractivo, porque por dentro estoy enfermando. Pero justo cuando siento que no puedo más, que seguir me será imposible; justo cuando esa fuerza interna disfruta de mi dolor, encuentro una luz, una propia, una que también es parte de mí. 

He de llegar a un lugar en donde alguien más observa detenidamente en mi interior, observa todo lo que acontece, cada detalle de la tormenta, del caos. Se da cuenta de que hay espacios vacíos, espacios oscuros en donde, cree sin dudar, se esconden las raíces de una cura, de un poder que pude detener aquella destrucción, que puede apaciguar a aquel monstruo aterrador. Esa cura se enciende con unas cuantas palabras, ¡pero cuidado! no puede ser cualquier frase, debe ser una acertada, como una especie de conjuro. Entonces, cuando estoy a punto de desvanecerme, su boca profiere aquellas palabras y en mi interior una chispa se enciende en la oscuridad, se hace grande cuando muchas chispas más se encienden y se unen, van en mi búsqueda, me encuentran en medio de un huracán, congelado, sin color, sin energía. Las luces me rodean y derriten el hielo que me cubre, se dirigen después hacia el monstruo aquel y lo devuelven a su cueva oscura, lo encarcelan, lo reprimen de nueva cuenta. Todo vuelve a la calma, todo se aplaca y nuevamente puedo continuar. Mis espacios vacíos se iluminan y puedo entender que yo mismo causé todo el desorden, así entonces aprendo a soportar y a entender mejor las futuras pérdidas y angustias. Puedo ver que existen salidas y caminos diversos para resolverme, para poder darme un orden y obtener calma. 

Enterarse de cosas que residen en el interior nos invita a no esperar aquello que no llegará, a tolerar la frustración, la pérdida y el miedo. Enterarse de las partes de uno mismo que antes estaban escondidas nos regala el poder de soportar el dolor, traspasarlo y hacer algo bueno con él. Descubres que el caos y la paz son siempre creaciones internas impulsadas por eventos externos, creaciones que, generalmente, pueden controlarse si se desea. Puedes saber que el monstruo aquel está formado por partes de ti mismo que se rompieron a causa de gigantescos desconsuelos y aflicciones; buscará siempre alimentarse, cumplir sus caprichos, porque es siempre doblegado e inhibido, y buscará formas astutas para liberarse y hacer su voluntad, pero habrá siempre una luz que pueda devolverlo a su lugar adecuado y que nos permitirá avanzar y ver que no todo es tan terrible como parecía; una luz que cura, que repara, que alivia. 


Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander (La tinta de Mane)

Textos relacionados:

"Inspiro"
"Querer querer"
"Náuseas"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sacher-Masoch, la Venus y el masoquismo

---
"Esa es la moraleja: el que se deja dar de latigazos, es porque los merece". 
La Venus de las pieles
(Leopold von Sacher-Masoch)

Acabo de hacer lectura de este magnífico libro, escrito por aquel que diera impulso al término masoquismo, haciendo honor a su nombre. Es mucho lo que podría escribir sobre esta historia llena de vejación y maltrato, pero a la vez de amor y romance. Y es que Sacher-Masoch ha tomado parte de su personalidad, y de su historia misma, para elaborar esta perturbadora escena literaria. 

Masoquismo y psicoanálisis
Y es que en la práctica psicoanalítica, en la psicología en general y en el dialogo cotidiano, podemos escuchar frecuentemente la palabra masoquismo. El término hace referencia al acto perverso de disfrutar del dolor propio, del que otro o uno mismo puede proporcionar. Aquí será importante hacer una distinción, pues el dolor puede ir desde lo físico hasta lo psicológico; humillaciones de todo tipo en donde el Yo del sujeto se siente doblegado, m…

Cine para psicólogos: Misery de Stephen King

"La verdad no es realmente más
extraña que la ficción, digan lo
que digan."
Misery


Bueno, pues ha tocado el turno de hablar sobre esta gran película del cine de terror; un género bastante curioso que logra sorprendernos en ciertos momentos con obras de arte como esta. Misery es una de mis películas favoritas, debo confesar, pues aunque adoro el cine de terror, esta película en especial combina perfectamente dos de mis pasiones: el cine y las letras. No quisiera profundizar mucho en la sinopsis del filme; estoy seguro de que la mayoría sabrá que se trata de una brillante adaptación del libro homónimo Misery, del maestro del terror: Stephen King. No he tenido la oportunidad de leer aún la novela, pero estoy seguro de que cuando lo haga me llevaré un sabor de boca igual o mejor que cuando vi su adaptación a la pantalla grande. 
Misery logra atraparte a través de la tensión, de esa que te ata de principio a fin con una buena historia.
Misery nos relata la historia de Paul Sheldon (Ja…

Terror profundo

---
Vino por la noche, esperó a que me durmiera. Salió de mi armario, de entre las sombras, con ganas de tocarme, de acercarse a mí sabiendo que el corazón me latiría más rápido. Todo se volvió lento; estaba dormido, pero también despierto. Se burló de mí, se alimentó de mi miedo y luego se marchó. Ahora me pregunto: ¿de dónde viene el miedo? ¿de dónde nace el terror?

Como psicoanalista puedo decirles que el miedo nace de una angustia de muerte, una angustia de aniquilación. El terror es una ansiedad que nace del miedo a morir, a ser destruido; pareciera entonces que todo lo extraño, lo ajeno, lo lúgubre, se coloca en el papel de "eso que puede hacernos dejar de existir". 
Hace unos días tuve lo que se conoce como "parálisis del sueño" o, como decimos en México, "se me subió el muerto", porque pues en México ponemos a la muerte hasta en la vida misma. Fue la primera vez que experimentaba una sensación de ese tipo. De algún modo estaba preparado, sabía de …