Ir al contenido principal

Extrañas obsesiones

"En mi camino encontré tantas cosas
extrañas, tantas personas, tantos 
objetos sin forma, sin fin."
Manelander


Vi muchas cosas en mi sendero, mientras avanzaba en el camino de la vida. Me topé con una mujer que le temía a los gatos, quizá porque en su vida jamás hubo silencio y calma como la que viven los pequeños felinos. Vi también a personas que le temían al dolor, tanto le temían al dolor del corazón que preferían tenerle miedo a los dentistas y a los exámenes de sangre, como si desplazaran sus miedos a otros dolores más "entendibles".

Me encontré con extrañas personas que sentían repulsión por algunos vegetales, como si el papel de devorar se invirtiera y ellos, los humanos, vivieran con el miedo constante de ser devorados por las lechugas y los chícharos.

También conocí personas que no conciliaban el sueño sin sus tres o cuatro almohadas, todas dispuestas a su alrededor, como nubes acolchadas; también estaban lo otros, esos que no podían dormir si cerca había más de una almohada. Conocí a los que hablaban dormidos, aquellos que mantenían conversaciones con quien sabe quién, en quién sabe qué parte de su inconsciente, murmurando cosas que nunca pude comprender. 

Por supuesto no pude ignorar a aquellos que se lavaban más de dos veces las manos, antes y después de comer, esos que me dejaban la sensación de estar viendo a personas con el alma sucia y, por desgracia, al no encontrar forma de limpiarla, preferían limpiar su cuerpo repetidamente, con agua y jabón, como si quizás un día, de esa manera, lograran limpiar lo que por dentro lucía enlodado o polvoriento. 

También conocía a un hombre adulto que detestaba la oscuridad y encendía todas las luces de su casa, aunque fuese de día. Me recordaba a un niño pequeño muriendo de miedo en su habitación, sin una madre cerca que pudiera consolarlo y protegerlo de sus monstruos imaginarios. 

Hubo una niña pequeña, poco simpática en realidad, que usaba ropa de hombre; pero aquella acción no era lo que me intrigaba, sino su tristeza eterna por vivir en un mundo que reprobaba su atuendo. Esa niña tenía un hermano pequeño que comía mantequilla a mordidas; barras y barras de mantequilla eran ingeridas por el pequeñín, regordete como un sapo, todos los días, como barras de chocolate. Su madre tenía terror a las etiquetas; en la ropa, en los objetos nuevos, en los comestibles. Esa mujer odiaba todas las etiquetas, excepto una, la que ponía sobre su hija con ropa de hombre, esa etiqueta de "masculina" que hacía a la pequeña profundamente infeliz. 

Me encontré con tantos y tantos; con ancianos que tenían temor de vivir más, deseosos por conocer el fin de sus días. Pude ver a mujeres que se convertían en hombres, y hombres que se convertían en mujeres; pude ver también a gente que perseguía a esos hombres y mujeres, y los rechazaba, y los detestaba. Me encontré con mujeres tan delgadas que ya ni siquiera el espíritu les cabía dentro, pero que en sus espejos se veían obesas; a mujeres obesas que en sus espejos se veían esbeltas, como algunas vez lo habían sido, cuando fueron felices, un tiempo corto de su juventud. A esas que se bañaban en químicos para desaparecer su decadencia, las arrugas y marcas de una vida abundante que se acercaba más a su final, y también a las jóvenes queriendo comportarse como las maduras, queriendo devorar el mundo en un bocado. 

Vi tantas y tantas obsesiones y extrañezas; me familiaricé con ellas. Intenté encontrar mis propias extrañezas, pero ahora entiendo que eso es algo que solamente alguien más puede ver, pues uno mismo no está nunca preparado para ver su propia imperfección del todo. 

Resultado de imagen para creepy photo

Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander (La tinta de Mane)

Textos relacionados:

"Por mi ventana"
"Sin alma"
"La inspiración mía"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sacher-Masoch, la Venus y el masoquismo

---
"Esa es la moraleja: el que se deja dar de latigazos, es porque los merece". 
La Venus de las pieles
(Leopold von Sacher-Masoch)

Acabo de hacer lectura de este magnífico libro, escrito por aquel que diera impulso al término masoquismo, haciendo honor a su nombre. Es mucho lo que podría escribir sobre esta historia llena de vejación y maltrato, pero a la vez de amor y romance. Y es que Sacher-Masoch ha tomado parte de su personalidad, y de su historia misma, para elaborar esta perturbadora escena literaria. 

Masoquismo y psicoanálisis
Y es que en la práctica psicoanalítica, en la psicología en general y en el dialogo cotidiano, podemos escuchar frecuentemente la palabra masoquismo. El término hace referencia al acto perverso de disfrutar del dolor propio, del que otro o uno mismo puede proporcionar. Aquí será importante hacer una distinción, pues el dolor puede ir desde lo físico hasta lo psicológico; humillaciones de todo tipo en donde el Yo del sujeto se siente doblegado, m…

Cine para psicólogos: Misery de Stephen King

"La verdad no es realmente más
extraña que la ficción, digan lo
que digan."
Misery


Bueno, pues ha tocado el turno de hablar sobre esta gran película del cine de terror; un género bastante curioso que logra sorprendernos en ciertos momentos con obras de arte como esta. Misery es una de mis películas favoritas, debo confesar, pues aunque adoro el cine de terror, esta película en especial combina perfectamente dos de mis pasiones: el cine y las letras. No quisiera profundizar mucho en la sinopsis del filme; estoy seguro de que la mayoría sabrá que se trata de una brillante adaptación del libro homónimo Misery, del maestro del terror: Stephen King. No he tenido la oportunidad de leer aún la novela, pero estoy seguro de que cuando lo haga me llevaré un sabor de boca igual o mejor que cuando vi su adaptación a la pantalla grande. 
Misery logra atraparte a través de la tensión, de esa que te ata de principio a fin con una buena historia.
Misery nos relata la historia de Paul Sheldon (Ja…

Escribí una novela, ¿quieres leerla?

---
Queridos lectores, sé que ahora no dedico tanto tiempo a mi blog. He dejado de escribir con la frecuencia con la que antes lo hacía y eso me entristece en cierto sentido. Las ocupaciones han ido en aumento. Como algunos saben soy un psicoanalista joven, en formación, y con el tiempo mi profesión me ha demandado energía y momentos. Esa es la razón más importante por la cual he disminuido la entradas en mi blog. Pero bueno, no es un pretexto suficiente. En realidad no he dejado de escribir ni un solo día, sólo que no lo hago en el blog. 

Como lo dice el título de esta entrada, he escrito una novela. En realidad comencé a escribirla en 2013 y la concluí en 2016, pero estas últimas semanas he estado arreglándolo todo para poder publicarla y que ustedes puedan leerla y quizás disfrutarla tanto como yo lo he hecho al escribirla.
Escribo este blog como una "noticia", algo informativo que les comunico con mucha alegría. No puedo darles muchos detalles de la historia, pero creo q…