Ir al contenido principal

Dios es bisexual

"El mundo es tan diverso como
su creador."
Manelander


- ¿Y por qué no? -me pregunté en mi interior mientras observaba uno de esos canales cristianos (es real, existen canales de televisión dedicados completamente a hablar de Dios y su palabra) que veía por morbo de vez en cuando. En el programa que transmitían en ese momento se podía distinguir a un hombre de traje que se hacía llamar pastor y un montón de personas que se balanceaban con los ojos cerrados y las manos hacia el aire mientras la música (una especie de rock cristiano) inundaba con un volumen exagerado cada rincón del enorme salón en el que se encontraban. 

¿Y por qué no? Si ellos dicen que Dios hizo a todos a su imagen y semejanza, por qué no habríamos de considerarlo bisexual entonces, si él lo es todo, ¿no es así?

Mientras observaba caerse al suelo a algunos de los presentes en el masivo evento aquel cada vez que el pastor les tocaba la frente, una parte de mí se convencía más de que a Dios le gustaban las mujeres, de que alguna vez debió amar a alguien, cogerse a alguien, por supuesto que sí; y los hombres también, debió amar a alguno. Me pregunté en mi mente ¿quién habrá sido el afortunado del que Dios se enamorara?. Me pareció una idea excitante; imaginar poder darle un beso a Dios en los labios; seguramente sería como tocar las estrellas, ¿puedes imaginarlo? sentir la lengua de Dios adentro de tu boca. No se puede negar que besar a Dios debe de ser lo mejor del mundo, ¡es Dios con un demonio!

A Dios deben de gustarle los hombres también, los hombres y sus penes, y sus traseros, si no para qué rayos crearía a algunos ejemplares tan perfectos; Dios hace gente bonita porque son atractivos a sus ojos, porque desea que todos disfrutemos de sus gustos y de sus creaciones más perfectas. Tiene todo el sentido del mundo pensar que Dios es bisexual, pues hay diversidad de sexualidad en el mundo, es más, Dios es sexual, no le importa quién, simplemente conoce los placeres del sexo y sus orgasmos. Pienso que el orgasmo es la manera más pura de tener contacto, por lo menos un par de segundos, con Dios, de disfrutar un pequeño momento lo que él puede disfrutar por una eternidad y más. 

Y es que si Dios está en nuestro interior, las personas bisexuales, homosexuales y heterosexuales podrían comenzar a creer que Dios es semejante en ese aspecto de la vida también. 

No había duda en mí, Dios es bisexual, por más que el mundo quisiera convencerme de lo contrario; desde el momento en el que él me permitía tener aquella idea era por una razón, él quería que yo la pensara, que yo fuera libre de pensarla y acomodarla en mi cerebro de una manera exquisita y placentera. ¡Por Dios! Ojalá yo tenga el privilegio un día de besarte en la boca, en mis sueños -me dije internamente. Apagué la televisión y me fui de la estancia, pensando en Dios y su asombrosa capacidad para amar a todos, para enamorarse de todos, para desear igual que nosotros, sus diminutas creaciones. 
Resultado de imagen para gay gif kiss tongue


Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander (La tinta de Mane)

Textos relacionados:

"Semen"
"Otra vez homofobia"
"Alocución a la homofobia"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sacher-Masoch, la Venus y el masoquismo

---
"Esa es la moraleja: el que se deja dar de latigazos, es porque los merece". 
La Venus de las pieles
(Leopold von Sacher-Masoch)

Acabo de hacer lectura de este magnífico libro, escrito por aquel que diera impulso al término masoquismo, haciendo honor a su nombre. Es mucho lo que podría escribir sobre esta historia llena de vejación y maltrato, pero a la vez de amor y romance. Y es que Sacher-Masoch ha tomado parte de su personalidad, y de su historia misma, para elaborar esta perturbadora escena literaria. 

Masoquismo y psicoanálisis
Y es que en la práctica psicoanalítica, en la psicología en general y en el dialogo cotidiano, podemos escuchar frecuentemente la palabra masoquismo. El término hace referencia al acto perverso de disfrutar del dolor propio, del que otro o uno mismo puede proporcionar. Aquí será importante hacer una distinción, pues el dolor puede ir desde lo físico hasta lo psicológico; humillaciones de todo tipo en donde el Yo del sujeto se siente doblegado, m…

Cine para psicólogos: Misery de Stephen King

"La verdad no es realmente más
extraña que la ficción, digan lo
que digan."
Misery


Bueno, pues ha tocado el turno de hablar sobre esta gran película del cine de terror; un género bastante curioso que logra sorprendernos en ciertos momentos con obras de arte como esta. Misery es una de mis películas favoritas, debo confesar, pues aunque adoro el cine de terror, esta película en especial combina perfectamente dos de mis pasiones: el cine y las letras. No quisiera profundizar mucho en la sinopsis del filme; estoy seguro de que la mayoría sabrá que se trata de una brillante adaptación del libro homónimo Misery, del maestro del terror: Stephen King. No he tenido la oportunidad de leer aún la novela, pero estoy seguro de que cuando lo haga me llevaré un sabor de boca igual o mejor que cuando vi su adaptación a la pantalla grande. 
Misery logra atraparte a través de la tensión, de esa que te ata de principio a fin con una buena historia.
Misery nos relata la historia de Paul Sheldon (Ja…

Terror profundo

---
Vino por la noche, esperó a que me durmiera. Salió de mi armario, de entre las sombras, con ganas de tocarme, de acercarse a mí sabiendo que el corazón me latiría más rápido. Todo se volvió lento; estaba dormido, pero también despierto. Se burló de mí, se alimentó de mi miedo y luego se marchó. Ahora me pregunto: ¿de dónde viene el miedo? ¿de dónde nace el terror?

Como psicoanalista puedo decirles que el miedo nace de una angustia de muerte, una angustia de aniquilación. El terror es una ansiedad que nace del miedo a morir, a ser destruido; pareciera entonces que todo lo extraño, lo ajeno, lo lúgubre, se coloca en el papel de "eso que puede hacernos dejar de existir". 
Hace unos días tuve lo que se conoce como "parálisis del sueño" o, como decimos en México, "se me subió el muerto", porque pues en México ponemos a la muerte hasta en la vida misma. Fue la primera vez que experimentaba una sensación de ese tipo. De algún modo estaba preparado, sabía de …