Ir al contenido principal

Contigo yo...

"Me quedo aquí, me duermo aquí,
despierto aquí, sueño aquí, todo
aquí... contigo."
Manelander


Pasaba de media noche y no podía dejar de pensar en él, en sus manos, en sus labios, en su sonrisa. Me levanté de la cama y tomé uno de mis diarios y comencé a escribirle una carta, una de esas que nunca serán enviadas pero que funcionan para descargar todo el tormento interno. 

Ya estás demorando demasiado, demasiado en verdad, en salirte de mi cabeza, de mis pensamientos; pero te tengo una noticia: no quiero. Así es, no quiero que te vayas, no quiero olvidarte, no quiero que me dejes, no quiero perderte. Te conservo y te conservaré para siempre y por siempre, porque contigo yo soy otro, soy nuevo, soy diferente, contigo yo puedo vivir, puedo sonreír, contigo yo respiro y soy feliz. 

Inhalé profundo, observé por la ventana y vi al viento, sí, lo veía siempre, porque uno puede verlo cuando las hojas de los árboles se mueven, ese es él y yo siempre podía verlo. Recordé la última vez que nos abrazamos, no el viento y yo, sino él y yo. Supongo que gran parte de los humanos sobre este planeta han sentido alguna vez esas ganas de vivir la vida entera entre los brazos de alguien; nacer ahí, crecer ahí y morir ahí. Tomé de nuevo la pluma y continué escribiendo:

Tú me completas. Contigo no hay guerra, sólo paz, contigo no hay odio, sólo amor, contigo abro los ojos a un mundo que nadie más puede ver, contigo yo camino, corro, vuelo, existo. Así que no, no dejaré que te vayas o que te esfumes de mi cabeza. Te quedas conmigo, me quedo contigo, nos quedamos juntos, hasta el final. 

Ya tenía cierta experiencia en escribir ese tipo de cartas, ya tenía experiencia en escribir algo para alguien en la lejanía. Se lo enviaba a través de los latidos de mi corazón, a través del viento, allá afuera, enredándose entre las hojas y las ramas, me haría aquel favor, gustoso por supuesto, eramos amigos desde hacía ya muchos años, el viento y yo, y él me solapa todo, me cumple mis caprichos más profundos, mis deseos más bizarros, esos que me salen desde el enamoramiento y el placer. Él, mi destinatario, no me leería en el papel y la tinta, él me leería en su corazón, al ritmo de mis latidos, y en sus pensamientos, gracias al susurro del viento, mi amigo. 


(NOTA IMPORTANTE: Estimados lectores, atendiendo un poco más mi pasión por la escritura y por mi profesión: la psicología, he decidido atender peticiones para hablar sobre temas de los que a ustedes les gustaría que yo escribiera o diera mi opinión. Con gusto atenderé sus sugerencias y peticiones en la medida de mis posibilidades; de la misma forma si desean recibir algún consejo pueden escribirme al mail: mane.landerpi@gmail.com o si no es necesaria la privacidad o el anonimato entonces pueden dejarme todo en los comentarios de cualquiera de mis textos. Saludos y gracias por su amable atención.)

Sígueme en Facebook AQUÍ
Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander (La tinta de Mane)

Textos relacionados:
"Por mi ventana"
"Él"
"Sin alma"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sacher-Masoch, la Venus y el masoquismo

---
"Esa es la moraleja: el que se deja dar de latigazos, es porque los merece". 
La Venus de las pieles
(Leopold von Sacher-Masoch)

Acabo de hacer lectura de este magnífico libro, escrito por aquel que diera impulso al término masoquismo, haciendo honor a su nombre. Es mucho lo que podría escribir sobre esta historia llena de vejación y maltrato, pero a la vez de amor y romance. Y es que Sacher-Masoch ha tomado parte de su personalidad, y de su historia misma, para elaborar esta perturbadora escena literaria. 

Masoquismo y psicoanálisis
Y es que en la práctica psicoanalítica, en la psicología en general y en el dialogo cotidiano, podemos escuchar frecuentemente la palabra masoquismo. El término hace referencia al acto perverso de disfrutar del dolor propio, del que otro o uno mismo puede proporcionar. Aquí será importante hacer una distinción, pues el dolor puede ir desde lo físico hasta lo psicológico; humillaciones de todo tipo en donde el Yo del sujeto se siente doblegado, m…

Cine para psicólogos: Misery de Stephen King

"La verdad no es realmente más
extraña que la ficción, digan lo
que digan."
Misery


Bueno, pues ha tocado el turno de hablar sobre esta gran película del cine de terror; un género bastante curioso que logra sorprendernos en ciertos momentos con obras de arte como esta. Misery es una de mis películas favoritas, debo confesar, pues aunque adoro el cine de terror, esta película en especial combina perfectamente dos de mis pasiones: el cine y las letras. No quisiera profundizar mucho en la sinopsis del filme; estoy seguro de que la mayoría sabrá que se trata de una brillante adaptación del libro homónimo Misery, del maestro del terror: Stephen King. No he tenido la oportunidad de leer aún la novela, pero estoy seguro de que cuando lo haga me llevaré un sabor de boca igual o mejor que cuando vi su adaptación a la pantalla grande. 
Misery logra atraparte a través de la tensión, de esa que te ata de principio a fin con una buena historia.
Misery nos relata la historia de Paul Sheldon (Ja…

Terror profundo

---
Vino por la noche, esperó a que me durmiera. Salió de mi armario, de entre las sombras, con ganas de tocarme, de acercarse a mí sabiendo que el corazón me latiría más rápido. Todo se volvió lento; estaba dormido, pero también despierto. Se burló de mí, se alimentó de mi miedo y luego se marchó. Ahora me pregunto: ¿de dónde viene el miedo? ¿de dónde nace el terror?

Como psicoanalista puedo decirles que el miedo nace de una angustia de muerte, una angustia de aniquilación. El terror es una ansiedad que nace del miedo a morir, a ser destruido; pareciera entonces que todo lo extraño, lo ajeno, lo lúgubre, se coloca en el papel de "eso que puede hacernos dejar de existir". 
Hace unos días tuve lo que se conoce como "parálisis del sueño" o, como decimos en México, "se me subió el muerto", porque pues en México ponemos a la muerte hasta en la vida misma. Fue la primera vez que experimentaba una sensación de ese tipo. De algún modo estaba preparado, sabía de …