Ir al contenido principal

Contigo yo...

"Me quedo aquí, me duermo aquí,
despierto aquí, sueño aquí, todo
aquí... contigo."
Manelander


Pasaba de media noche y no podía dejar de pensar en él, en sus manos, en sus labios, en su sonrisa. Me levanté de la cama y tomé uno de mis diarios y comencé a escribirle una carta, una de esas que nunca serán enviadas pero que funcionan para descargar todo el tormento interno. 

Ya estás demorando demasiado, demasiado en verdad, en salirte de mi cabeza, de mis pensamientos; pero te tengo una noticia: no quiero. Así es, no quiero que te vayas, no quiero olvidarte, no quiero que me dejes, no quiero perderte. Te conservo y te conservaré para siempre y por siempre, porque contigo yo soy otro, soy nuevo, soy diferente, contigo yo puedo vivir, puedo sonreír, contigo yo respiro y soy feliz. 

Inhalé profundo, observé por la ventana y vi al viento, sí, lo veía siempre, porque uno puede verlo cuando las hojas de los árboles se mueven, ese es él y yo siempre podía verlo. Recordé la última vez que nos abrazamos, no el viento y yo, sino él y yo. Supongo que gran parte de los humanos sobre este planeta han sentido alguna vez esas ganas de vivir la vida entera entre los brazos de alguien; nacer ahí, crecer ahí y morir ahí. Tomé de nuevo la pluma y continué escribiendo:

Tú me completas. Contigo no hay guerra, sólo paz, contigo no hay odio, sólo amor, contigo abro los ojos a un mundo que nadie más puede ver, contigo yo camino, corro, vuelo, existo. Así que no, no dejaré que te vayas o que te esfumes de mi cabeza. Te quedas conmigo, me quedo contigo, nos quedamos juntos, hasta el final. 

Ya tenía cierta experiencia en escribir ese tipo de cartas, ya tenía experiencia en escribir algo para alguien en la lejanía. Se lo enviaba a través de los latidos de mi corazón, a través del viento, allá afuera, enredándose entre las hojas y las ramas, me haría aquel favor, gustoso por supuesto, eramos amigos desde hacía ya muchos años, el viento y yo, y él me solapa todo, me cumple mis caprichos más profundos, mis deseos más bizarros, esos que me salen desde el enamoramiento y el placer. Él, mi destinatario, no me leería en el papel y la tinta, él me leería en su corazón, al ritmo de mis latidos, y en sus pensamientos, gracias al susurro del viento, mi amigo. 


(NOTA IMPORTANTE: Estimados lectores, atendiendo un poco más mi pasión por la escritura y por mi profesión: la psicología, he decidido atender peticiones para hablar sobre temas de los que a ustedes les gustaría que yo escribiera o diera mi opinión. Con gusto atenderé sus sugerencias y peticiones en la medida de mis posibilidades; de la misma forma si desean recibir algún consejo pueden escribirme al mail: mane.landerpi@gmail.com o si no es necesaria la privacidad o el anonimato entonces pueden dejarme todo en los comentarios de cualquiera de mis textos. Saludos y gracias por su amable atención.)

Sígueme en Facebook AQUÍ
Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander (La tinta de Mane)

Textos relacionados:
"Por mi ventana"
"Él"
"Sin alma"
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cine para psicólogos: ¡madre! de Darren Aronofsky

You give and you give and you give... and it's never enough! 
Volvemos después de mucho tiempo a su gustada sección Cine para psicólogos. Antes que nada he de confesarles, mis queridos lectores, que el tiempo se ha vuelto algo valioso para mí y sentarme a escribir una opinión sobre una película como esta me demanda varias horas. Al fin he podido prepararme un café y comenzar a plasmar mis comentarios sobre mother!
Comenzaré diciendo que, como muchos de ustedes habrán leído tiempo atrás en mi blog, Darren Aronofsky logró crear mi película favorita de todos los tiempos: El cisne negro. Y  es que debido a mi formación como psicoanalista ustedes entenderán mi fascinación por este tipo de películas con contenidos fuertemente psicológicos. ¡madre! me ha cautivado por completo, aunque no ha logrado superar la admiración que sigo teniendo por Black Swan. 
mother! Una carga simbólica pesada para el psiquismo.  Miren, no he leído mucho al respecto, ni siquiera me he enterado de la vida de Dar…

Celos y otras torturas mentales

Psicoterapia psicoanalítica  Ciudad de México - Col. Roma Norte Tel: ‭(55) 3275 1330‬  Psic. Manuel Landeros 
Como ya he escrito al respecto, antes en otros textos de mi blog, los celos siempre han sido un asunto importante tanto en la consulta psicológica como en la vida cotidiana de muchas personas. Puedo considerar a los celos, desde mi observación clínica, como una tortura a la que muchas personas se someten constantemente. 
Sigmund Freud, en su obra psicoanalítica, menciona que los celos pueden tomar distintos caminos y que están relacionados con la rivalidad; ¿qué tiene aquel o aquella que no tenga yo? Más allá del miedo a ser abandonados, se trata de un miedo profundo a no tener o no poseer algo que otro sí, miedo a ser “insuficientes” o a sentirnos “incompletos”. Freud decía que los celos pueden ser proyectados, es decir, que quien en realidad tiene deseos (inconscientemente) de ser infiel es quien siente los celos, pero la culpa que ello  genera es tan grande que defensivamente c…

Marilyn Monroe y su misterioso paso por el psicoanálisis

---
"Hollywood es un lugar en el que tendrás que pagar mil dólares por un beso y cincuenta centavos por tu alma."
Marilyn Monroe 
Decidí escribir sobre Marilyn en el momento en el que una de mis profesoras de la formación psicoanalítica mencionó el nombre de Ralph Greenson, aquel psiquiatra estadounidense que fuera el psicoanalista de Norma Jeane Mortenson, mejor conocida como Marilyn Monroe. Y es que no es gratuito mi interés en este personaje tan famoso; desde hace muchos años siento una admiración especial a la imagen y trayectoria de Marilyn y, ahora que he indagado un poco más sobre su vida, estoy fascinado, y al mismo tiempo horrorizado, con lo que he encontrado.


El pasado herido de Norma
Norma nació el 1 de junio de 1926 en Los Angeles, USA. Hija de una montadora cinematográfica de nombre Gladys Baker y Edward Mortenson, de quien se separó justo antes de darse cuenta de su embarazo. Gladys tuvo que ser internada en un hospital psiquiátrico pues sufrió fuertes trastornos …