Ir al contenido principal

Quedarse

"Quedarse para enfrentarlo todo,
quedarse para solucionar, para
intentar, para acompañar."
Manelander



Queridos lectores, hace algún tiempo escribí un texto llamado "Irse" , en el que hablaba sobre la anestesia temporal de retirarse, sobre ese tiempo que tomamos para ausentarnos y sanar. Bien, pues ahora, después de unos meses, quise escribir sobre el opuesto. Pienso que quedarse es uno de los retos más grandes del ser humano; un reto para sus emociones y sus pensamientos. 

Quedarse significa hacer frente a la tormenta, pero quedarse, después de un trauma, exige un esfuerzo profundo, un esfuerzo que nos arranca de nuestras repeticiones constantes, de nuestros patrones enfermizos; quedarse es una cura, una forma de repararse. 

Estamos acostumbrados a no hacer frente a casi nada de lo que es verdaderamente importante, porque eso aprendimos; y no me refiero al hecho de huir de los problemas de la vida cotidiana, pues existen muchas personas que tienen el valor de enfrentar sus conflictos externos comunes (familia, trabajo, amigos, etc.), me refiero a los conflictos profundos, a las situaciones que tocan fibras sensibles de nuestra oscuridad, de nuestra penumbra como seres humanos. El miedo nos hace huir, nos obliga a desistir cuando la cosa se pone complicada, sobre todo en las cuestiones del corazón.

El miedo nos hace salir corriendo al darnos cuenta que lo que se avecina puede ser doloroso o complicado.

Pero quedarse, querido lector, es sin duda alguna la manera correcta de crecer, de madurar y de hacernos fuertes. Quedarse para intentar darle una solución a lo adverso, a lo impactante, a todo lo que, en el fondo, presentimos que nos desequilibrará, que nos sacará de ese círculo vicioso en el que hemos vivido toda la vida. Quedarse nos brinda sustento y carácter, quedarse y atender los conflictos es un alivio cuando la tormenta ha pasado. Quedarse rompe con el patrón del abandono, de la ausencia, de abandonar porque alguna vez, quizá desde antes de nacer, fuimos abandonados. 


(NOTA IMPORTANTE: Estimados lectores, atendiendo un poco más mi pasión por la escritura y por mi profesión: la psicología, he decidido atender peticiones para hablar sobre temas de los que a ustedes les gustaría que yo escribiera o diera mi opinión. Con gusto atenderé sus sugerencias y peticiones en la medida de mis posibilidades; de la misma forma si desean recibir algún consejo pueden escribirme al mail: mane.landerpi@gmail.com o si no es necesaria la privacidad o el anonimato entonces pueden dejarme todo en los comentarios de cualquiera de mis textos. Saludos y gracias por su amable atención.)

Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander (La tinta de Mane)

Textos relacionados:
"Irse"
"Vivir duele"
"El consuelo"





Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cine para psicólogos: ¡madre! de Darren Aronofsky

You give and you give and you give... and it's never enough! 
Volvemos después de mucho tiempo a su gustada sección Cine para psicólogos. Antes que nada he de confesarles, mis queridos lectores, que el tiempo se ha vuelto algo valioso para mí y sentarme a escribir una opinión sobre una película como esta me demanda varias horas. Al fin he podido prepararme un café y comenzar a plasmar mis comentarios sobre mother!
Comenzaré diciendo que, como muchos de ustedes habrán leído tiempo atrás en mi blog, Darren Aronofsky logró crear mi película favorita de todos los tiempos: El cisne negro. Y  es que debido a mi formación como psicoanalista ustedes entenderán mi fascinación por este tipo de películas con contenidos fuertemente psicológicos. ¡madre! me ha cautivado por completo, aunque no ha logrado superar la admiración que sigo teniendo por Black Swan. 
mother! Una carga simbólica pesada para el psiquismo.  Miren, no he leído mucho al respecto, ni siquiera me he enterado de la vida de Dar…

Celos y otras torturas mentales

Psicoterapia psicoanalítica  Ciudad de México - Col. Roma Norte Tel: ‭(55) 3275 1330‬  Psic. Manuel Landeros 
Como ya he escrito al respecto, antes en otros textos de mi blog, los celos siempre han sido un asunto importante tanto en la consulta psicológica como en la vida cotidiana de muchas personas. Puedo considerar a los celos, desde mi observación clínica, como una tortura a la que muchas personas se someten constantemente. 
Sigmund Freud, en su obra psicoanalítica, menciona que los celos pueden tomar distintos caminos y que están relacionados con la rivalidad; ¿qué tiene aquel o aquella que no tenga yo? Más allá del miedo a ser abandonados, se trata de un miedo profundo a no tener o no poseer algo que otro sí, miedo a ser “insuficientes” o a sentirnos “incompletos”. Freud decía que los celos pueden ser proyectados, es decir, que quien en realidad tiene deseos (inconscientemente) de ser infiel es quien siente los celos, pero la culpa que ello  genera es tan grande que defensivamente c…

Marilyn Monroe y su misterioso paso por el psicoanálisis

---
"Hollywood es un lugar en el que tendrás que pagar mil dólares por un beso y cincuenta centavos por tu alma."
Marilyn Monroe 
Decidí escribir sobre Marilyn en el momento en el que una de mis profesoras de la formación psicoanalítica mencionó el nombre de Ralph Greenson, aquel psiquiatra estadounidense que fuera el psicoanalista de Norma Jeane Mortenson, mejor conocida como Marilyn Monroe. Y es que no es gratuito mi interés en este personaje tan famoso; desde hace muchos años siento una admiración especial a la imagen y trayectoria de Marilyn y, ahora que he indagado un poco más sobre su vida, estoy fascinado, y al mismo tiempo horrorizado, con lo que he encontrado.


El pasado herido de Norma
Norma nació el 1 de junio de 1926 en Los Angeles, USA. Hija de una montadora cinematográfica de nombre Gladys Baker y Edward Mortenson, de quien se separó justo antes de darse cuenta de su embarazo. Gladys tuvo que ser internada en un hospital psiquiátrico pues sufrió fuertes trastornos …