Ir al contenido principal

La cama como cura

"Después de tantas penas
solamente deseaba hundirme
en ese espacio rectangular.
Desde ahí todo parecía más 
fácil."

Manelander


No sé ustedes, mis estimados lectores, pero yo siempre corro a mi cama cuando una pena me embarga, un día difícil me atormenta o el cansancio emocional hace de las suyas. Porque ese espacio tan nuestro, tan delicioso, es el lugar perfecto para que los ánimos se recuperen. La cama es un espacio personal que siempre está dispuesta a abrazarnos, consolarnos y ayudarnos a reponer fuerzas. 


-La cama y las penas del corazón

Bed TumblrY es que no es una novedad que siempre que sufrimos una ruptura amorosa, el único objeto que nos recibe, a nosotros ya nuestras lágrimas, es nuestra deliciosa cama. Así entonces pareciera que la cama y sus almohadas nos contienen y nos dejan vaciar nuestra tristeza sobre ellas. Es un símbolo de nuestra soledad, de esa que es necesaria para curar las heridas internas. Cuántas veces no pasamos días enteros tirados sobre la cama, llorando y pensando en aquella persona que nos ha partido el corazón en dos. Lo depresivo siempre se hace presente sobre la cama, se manifiesta de una manera imponente a veces no tan sana y nos envuelve entre las sábanas y nos nubla la habitación, nos inyecta somnolencia que se convierte en melancolía con el pasar de las horas; después de un tiempo la cama nos arrebata la tristeza y nos empuja fuera de ella, a continuar, a avanzar, a vivir. 


-La cama y el cansancio 

Estas cansado físicamente y corres a tu deliciosa cama, estás cansado mental y emocionalmente y... corres a tu deliciosa cama. La cama nos recibe abiertamente para llevarnos al descanso, al silencio necesario, al sueño, a la calma requerida para liberar las cargas, el estrés y todo este ruido del que somos presas cada día en la urbanización. La cama apacigua nuestras angustias porque es en ella en donde los problemas del trabajo, de la familia, los problemas en general se vuelven nada por unas horas. 


-La cama y las reconciliaciones

Para reconciliarse con la pareja después de una discusión lo mejor siempre será, queridos lectores, arrojarse a la cama apasionadamente hasta que no quede nada de enojo. La cama termina con los silencios incómodos entre dos, los desgarra entre un cúmulo de gemidos y respiraciones agitadas, porque es en la cama en donde podemos amarnos de algún modo, encontrarnos a nosotros mismos en un espacio pequeño que internamente, en nuestros pensamientos, en nuestra mente, es infinito. 


La cama cura las heridas del corazón y del alma, y si no se ha de poder, si la herida es demasiado profunda, entonces la cama nos consuela, nos acompaña, nos abraza. No reflejamos en ella, nos salimos de nosotros mismos y podemos auto-curarnos; es un instrumento esencial que hasta el más neurótico sabe apreciar, no importa si es sencilla, ostentosa o vieja, una cama representa la cura. Contiene a los enfermos hasta su rehabilitación o los acompaña hasta su último sendero, así funciona básicamente el simbolismos de este objeto tan simple y tan importante. 

Textos relacionados:

Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander ("La Tinta De Mane")





Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cine para psicólogos: ¡madre! de Darren Aronofsky

You give and you give and you give... and it's never enough! 
Volvemos después de mucho tiempo a su gustada sección Cine para psicólogos. Antes que nada he de confesarles, mis queridos lectores, que el tiempo se ha vuelto algo valioso para mí y sentarme a escribir una opinión sobre una película como esta me demanda varias horas. Al fin he podido prepararme un café y comenzar a plasmar mis comentarios sobre mother!
Comenzaré diciendo que, como muchos de ustedes habrán leído tiempo atrás en mi blog, Darren Aronofsky logró crear mi película favorita de todos los tiempos: El cisne negro. Y  es que debido a mi formación como psicoanalista ustedes entenderán mi fascinación por este tipo de películas con contenidos fuertemente psicológicos. ¡madre! me ha cautivado por completo, aunque no ha logrado superar la admiración que sigo teniendo por Black Swan. 
mother! Una carga simbólica pesada para el psiquismo.  Miren, no he leído mucho al respecto, ni siquiera me he enterado de la vida de Dar…

Celos y otras torturas mentales

Psicoterapia psicoanalítica  Ciudad de México - Col. Roma Norte Tel: ‭(55) 3275 1330‬  Psic. Manuel Landeros 
Como ya he escrito al respecto, antes en otros textos de mi blog, los celos siempre han sido un asunto importante tanto en la consulta psicológica como en la vida cotidiana de muchas personas. Puedo considerar a los celos, desde mi observación clínica, como una tortura a la que muchas personas se someten constantemente. 
Sigmund Freud, en su obra psicoanalítica, menciona que los celos pueden tomar distintos caminos y que están relacionados con la rivalidad; ¿qué tiene aquel o aquella que no tenga yo? Más allá del miedo a ser abandonados, se trata de un miedo profundo a no tener o no poseer algo que otro sí, miedo a ser “insuficientes” o a sentirnos “incompletos”. Freud decía que los celos pueden ser proyectados, es decir, que quien en realidad tiene deseos (inconscientemente) de ser infiel es quien siente los celos, pero la culpa que ello  genera es tan grande que defensivamente c…

Marilyn Monroe y su misterioso paso por el psicoanálisis

---
"Hollywood es un lugar en el que tendrás que pagar mil dólares por un beso y cincuenta centavos por tu alma."
Marilyn Monroe 
Decidí escribir sobre Marilyn en el momento en el que una de mis profesoras de la formación psicoanalítica mencionó el nombre de Ralph Greenson, aquel psiquiatra estadounidense que fuera el psicoanalista de Norma Jeane Mortenson, mejor conocida como Marilyn Monroe. Y es que no es gratuito mi interés en este personaje tan famoso; desde hace muchos años siento una admiración especial a la imagen y trayectoria de Marilyn y, ahora que he indagado un poco más sobre su vida, estoy fascinado, y al mismo tiempo horrorizado, con lo que he encontrado.


El pasado herido de Norma
Norma nació el 1 de junio de 1926 en Los Angeles, USA. Hija de una montadora cinematográfica de nombre Gladys Baker y Edward Mortenson, de quien se separó justo antes de darse cuenta de su embarazo. Gladys tuvo que ser internada en un hospital psiquiátrico pues sufrió fuertes trastornos …