Ir al contenido principal

7. Melancolía: De corazones rotos

Lee el capítulo anterior de esta historia AQUÍ

-Lo lamento mucho, pero la vida sigue, Andrea -dijo Emiliano sentado en el sillón de la sala.

Llovía torrencialmente afuera y Emiliano se había empapado en el trayecto de su camioneta a la puerta principal. Andrea le había abierto invadida por el llanto, roja del rostro, despeinada, como una demente ansiosa por volver reales sus alucinaciones. 

-¡Tú qué sabes! -gritó la chica de pie frente a la chimenea, dándole la espalda a Emiliano-. A veces... -dijo con voz calmada y con la mirada perdida en el fuego- a veces quisiera que todo esto terminara y morirme. 

-¡Qué estupidez! -exclamó él soltando una carcajada burlona-. No tienes idea de lo que dices, Andrea. 

-No necesito comprenderlo, solamente quisiera acabar con mi vida y ya. 

-Bueno... y qué te detiene -preguntó el chico con la intención de hacerla recapacitar a través de una confrontación bastante hiriente de su realidad-. ¡Hazlo! Si eres tan cobarde para huir de tus problemas, hazlo entonces. 

-No quiero huir, quiero... -se detuvo. 

-Huir, quieres huir, acéptalo.

La noche ya los había envuelto y la lluvia no dejaba de caer agresivamente sobre el suelo de tierra, proporcionando el delicioso petricor al olfato. Para Andrea los días y las noches desde su ruptura parecían iguales, igual de terribles, igual de deprimentes, igual de vacíos. No había podido encontrar consuelo suficiente en nada y el recuerdo de Emilio le mordía el cerebro, y también el corazón, o lo que quedaba de él, cada que tenía oportunidad, o sea, cada dos minutos. 

-Ok, te engañó con otra mujer, ¿y? ¿Cuál es el problema? ¿Es acaso eso una sentencia de muerte?

-¿No lo entiendes verdad? -espetó Andrea al darse media vuelta y clavarle una mirada inquisitiva a Emiliano, una mirada que casi lo reprendía como si lo que acabara de decir hubiese sido un insulto-. No lo creo, se nota que nunca te han roto el corazón. -Emiliano sonrió y desvió la mirada. 

-Se nota que no me conoces -dijo por lo bajo al tiempo que arqueaba las cejas en señal de prudencia forzada. 

Andrea pudo notar que la expresión de Emiliano cambió de inmediato y se sintió culpable. Era verdad, no lo conocía, apenas habían conversado algunos días; eso no la hacía merecedora del juicio, al contrario, se percataba de que estaba siendo demasiado injusta con un hombre que lo único que intentaba era ayudarla. Dio unos pasos hacia él y se sentó lentamente a su lado. 

-Yo estuve casado alguna vez -confesó él sin verla a los ojos. 

Andrea tuvo la sensación de que una historia dolorosa vendría pronto para abofetearla y hacerle saber que su tan lamentada "miseria" no era nada en comparación con los vacíos y las tristezas de otros; porque la vida siempre nos demuestra que habrá siempre dolores y penas más grandes que las propias.

Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander ("La Tinta De Mane")



Comentarios

Entradas populares de este blog

La forma del agua y su encanto color turquesa

--- "Incapaz de percibir tu forma, te encuentro a mi alrededor. Tu presencia llena mis ojos con tu amor, doblega mi corazón... porque estás en todas partes."La forma del agua 
Mis queridos lectores, sé que tardé en escribir esta reseña pero quise esperar a que la entrega del Oscar aconteciera para poder dar una opinión aún más detallada y fina sobre esta encantadora película fuera de lo común. Y es que no quepo de la felicidad de que, nuevamente, otro paisano, un mexicano, ganara el premio a mejor director y, aún más maravilloso, que su filme se llevara el de mejor película. 

Como bien saben, si son lectores míos de hace tiempo, no profundizaré en detalles técnicos y de producción. Intentaré dar mi opinión más sincera sobre el largometraje; ya habrá varios textos de críticas dedicadas a todo aquello de lo que no soy nada experto. 
"Esta joya, meticulosamente elaborada, es la obra más satisfactoria de del Toro desde El laberinto del fauno." (The Hollywood Reporter)
Re…

Sacher-Masoch, la Venus y el masoquismo

---
"Esa es la moraleja: el que se deja dar de latigazos, es porque los merece". 
La Venus de las pieles
(Leopold von Sacher-Masoch)

Acabo de hacer lectura de este magnífico libro, escrito por aquel que diera impulso al término masoquismo, haciendo honor a su nombre. Es mucho lo que podría escribir sobre esta historia llena de vejación y maltrato, pero a la vez de amor y romance. Y es que Sacher-Masoch ha tomado parte de su personalidad, y de su historia misma, para elaborar esta perturbadora escena literaria. 

Masoquismo y psicoanálisis
Y es que en la práctica psicoanalítica, en la psicología en general y en el dialogo cotidiano, podemos escuchar frecuentemente la palabra masoquismo. El término hace referencia al acto perverso de disfrutar del dolor propio, del que otro o uno mismo puede proporcionar. Aquí será importante hacer una distinción, pues el dolor puede ir desde lo físico hasta lo psicológico; humillaciones de todo tipo en donde el Yo del sujeto se siente doblegado, m…

Cine para psicólogos: "Sin amor" de Andrey Zvyagintsev

---
"¿Cómo ha podido ocurrir esto? Antes me hablabas de amor... y todo se ha vuelto dolor y decepción". Sin amor (2017)
En realidad no tenía planeado escribir sobre esta película, pero el día del trabajo en mi país me obligó a buscar opciones para no aburrirme en casa, así que fui con mi novio y un amigo a la Cineteca de la ciudad. Había una lista interesante de películas que podíamos ver, pero nuestras dos primeras opciones tenían las butacas agotadas. Recordé entonces que en una de mis últimas clases de la maestría, unos compañeros comentaron algo sobre una película llamada "Sin amor", exhibida en la Cineteca. Pregunté por los asientos libres y encontramos lugares cómodos. 
Sin amor (Loveless) es un filme ruso de 2017 que estuvo nominado como mejor película de habla no inglesa en los premios de la Academia del año en curso. Es una creación de un cineasta llamado Andrey Zvyagintsev (he hecho copy-paste de su nombre pues es difícil de pronunciar y de escribir también)…