Ir al contenido principal

6. Melancolía: ¡Déjame en paz!

Lee el capítulo anterior de esta historia AQUÍ

Ir y venir, subir y bajar, momentos buenos y otros pésimos; en eso se resumía la vida de Andrea. No encontraba la estabilidad necesaria para tener paz y tranquilidad. No podía quejarse de los buenos momentos que había pasado los últimos días con Emiliano; él tenía este humor que le pintaba el día y le arrancaba los grises que la rondaban en cada momento, pero no era suficiente, no podía conservar una sonrisa por mucho tiempo, y es que eso ocurre cuando el corazón está roto; quisiéramos que todo sanara rápidamente, pero la realidad es que siempre tomará tiempo, un tiempo en el que la desesperación nos morderá cada vena, cada minuto, cada respiro; la melancolía es eso con exactitud, la vida de Andrea era pura y simple melancolía. 

-Te lo di todo, ¿por qué? -se preguntaba una y otra vez en su cabeza. Ese ¿por qué? que no logra tener respuesta, por lo menos no una que nos satisfaga. Y el origen de aquella pregunta más bien siempre era un reclamo mezclado con un duelo insoportable. 

Estaba nuevamente echada en el sillón de la estancia, frente a la chimenea con el fuego casi extinto; los minutos avanzaban lento, demasiado, el sía era eterno y no dejaba de hacerse preguntas que no le llevaban a nada mas que a más preguntas. Estaba harta, incluso se sentía cansada físicamente, agotada; no podía explicarse las razones de su cansancio pues no hacía nada, ningún esfuerzo, al contrario, se la pasaba durmiendo, acostada o sentada. Era el ejemplo perfecto de melancolía, de depresión, de un ente sin alma, sin espíritu. 

- ¡Déjame en paz! -gritó llorando. No le gritaba a la imagen de Emilio en su cabeza, no, le gritaba a la tristeza mientras las venas del cuello se le resaltaban por el llanto. Se llevó las manos al rostro y una vez más se desplomó como se desploma el cuerpo cuando la fractura es demasiado grande y el veneno que pusieron en nosotros nos duele, nos desgarra por dentro. Recordó en ese instante que Emiliano le había invitado a beber una cerveza al bar del pueblo por la noche. No se sentía bien y la tristeza no dejaba de susurrarle al oído: "¿Para qué? Mejor quédate aquí a llorar, a dormir". 

La tarde comenzaba a darle paso a la fría noche y el viento seguía moviendo los árboles del exterior. Andrea estaba en aquel punto en el que se piensa que todo nos recuerda a quien amamos y nos rompió en mil pedazos y, por ese terrible motivo, nada en la vida tiene sentido. No tenía teléfono celular ya que había decidido dejarlo en casa de sus padres para no ser molestada por nadie; tomó el teléfono de la casa de sus tíos, uno inalámbrico que nunca sonaba, marcó el número escrito en una servilleta que decía "Emiliano". 

- ¿Lista? -preguntó la voz del joven al responder la llamada. 

-No... -comenzó Andrea pero el llanto se adueñó de ella de nueva cuenta y no pudo disimularlo. 

- ¿Andrea? -preguntó él con preocupación, esperó un momento y tras unos segundos de escuchar el lloriqueo doloroso de su nueva conocida habló de nuevo-. Voy para allá.

Andrea no pudo responder nada porque Emiliano no le dio oportunidad, pues colgó el teléfono rápidamente. Se sentía estúpida, se sentía vulnerable como un recién nacido que necesita los cuidados de otros para sobrevivir; pero lo que Andrea no entendía es que no estaba tan equivocada, pues cuando el corazón se rompe una parte de nosotros muere y, con el paso del tiempo, renace; se es un recién nacido después de que el corazón se parte en pedazos y, por supuesto, como todo recién nacido, se necesitan cuidados, atenciones y, sobre todo, mucho amor. 

Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander ("La Tinta De Mane")



Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cine para psicólogos: ¡madre! de Darren Aronofsky

You give and you give and you give... and it's never enough! 
Volvemos después de mucho tiempo a su gustada sección Cine para psicólogos. Antes que nada he de confesarles, mis queridos lectores, que el tiempo se ha vuelto algo valioso para mí y sentarme a escribir una opinión sobre una película como esta me demanda varias horas. Al fin he podido prepararme un café y comenzar a plasmar mis comentarios sobre mother!
Comenzaré diciendo que, como muchos de ustedes habrán leído tiempo atrás en mi blog, Darren Aronofsky logró crear mi película favorita de todos los tiempos: El cisne negro. Y  es que debido a mi formación como psicoanalista ustedes entenderán mi fascinación por este tipo de películas con contenidos fuertemente psicológicos. ¡madre! me ha cautivado por completo, aunque no ha logrado superar la admiración que sigo teniendo por Black Swan. 
mother! Una carga simbólica pesada para el psiquismo.  Miren, no he leído mucho al respecto, ni siquiera me he enterado de la vida de Dar…

Celos y otras torturas mentales

Psicoterapia psicoanalítica  Ciudad de México - Col. Roma Norte Tel: ‭(55) 3275 1330‬  Psic. Manuel Landeros 
Como ya he escrito al respecto, antes en otros textos de mi blog, los celos siempre han sido un asunto importante tanto en la consulta psicológica como en la vida cotidiana de muchas personas. Puedo considerar a los celos, desde mi observación clínica, como una tortura a la que muchas personas se someten constantemente. 
Sigmund Freud, en su obra psicoanalítica, menciona que los celos pueden tomar distintos caminos y que están relacionados con la rivalidad; ¿qué tiene aquel o aquella que no tenga yo? Más allá del miedo a ser abandonados, se trata de un miedo profundo a no tener o no poseer algo que otro sí, miedo a ser “insuficientes” o a sentirnos “incompletos”. Freud decía que los celos pueden ser proyectados, es decir, que quien en realidad tiene deseos (inconscientemente) de ser infiel es quien siente los celos, pero la culpa que ello  genera es tan grande que defensivamente c…

Marilyn Monroe y su misterioso paso por el psicoanálisis

---
"Hollywood es un lugar en el que tendrás que pagar mil dólares por un beso y cincuenta centavos por tu alma."
Marilyn Monroe 
Decidí escribir sobre Marilyn en el momento en el que una de mis profesoras de la formación psicoanalítica mencionó el nombre de Ralph Greenson, aquel psiquiatra estadounidense que fuera el psicoanalista de Norma Jeane Mortenson, mejor conocida como Marilyn Monroe. Y es que no es gratuito mi interés en este personaje tan famoso; desde hace muchos años siento una admiración especial a la imagen y trayectoria de Marilyn y, ahora que he indagado un poco más sobre su vida, estoy fascinado, y al mismo tiempo horrorizado, con lo que he encontrado.


El pasado herido de Norma
Norma nació el 1 de junio de 1926 en Los Angeles, USA. Hija de una montadora cinematográfica de nombre Gladys Baker y Edward Mortenson, de quien se separó justo antes de darse cuenta de su embarazo. Gladys tuvo que ser internada en un hospital psiquiátrico pues sufrió fuertes trastornos …