Ir al contenido principal

5. Melancolía: El espacio intermedio

Lee el capítulo anterior de esta historia AUÍ

Tenía los audífonos puestos y había decidido escuchar toda la tarde esa música depresiva en inglés que hacía que las lágrimas derramaran imparables, como fuentes inagotables de agua. Estaba sentada en la cama, con la cabeza y la espada pegadas al respaldar; observaba su imagen reflejada en el espejo frente a ella y podía verse destruida, fea, descuidada. Tenía ojeras gigantes y su cabello parecía un estropajo para limpiar el piso del baño; su belleza seguía ahí pero estaba tan opacada por su tristeza que no podía reconocerla, no podía reconocerse. 

- Es impresionante -se decía en sus adentros-. Cómo una persona puede hacerte pedazos en un segundo... 

Andrea pensaba en la fragilidad humana como un defecto. -Dios debió equivocarse, y conmigo mucho más. Soy más frágil que una hoja de papel sumergida en agua... -se repetía por dentro. Y es que aunque habían pasado los días seguía sintiéndose rota e incompleta. La cosa era que sabía que un día se repondría y encontraría a alguien que de verdad la amara, pero desesperadamente se preguntaba qué sería lo que sucedería mientras tanto. La idea de ese espacio intermedio, ese que se vive entre un corazón roto y la cura, le atacó el pensamiento con agresividad. Comenzó a suponer que el espacio intermedio era un concepto que no todos lograban sobrevivir, quizás era en ese lapso en el que algunas personas terminaban suicidándose o enloqueciendo, por amor, por desamor más bien. 

Recordaba los momentos buenos con Emilio y tenía la sensación de que su corazón dejaba de latir para latir en la imagen de ella estructurada en sus pensamientos y dar vida al recuerdo. Había sido tan feliz y ahora todo eso había terminado. Tenía miedo, miedo de no sobrevivir su propio "espacio intermedio". Se sentía débil, no encontraba fuerzas en nada, sola y... 

-¡Andrea! -gritó alguien en el exterior mientras tocaban la ventana de la estancia-. ¿Estás ahí? Soy Emiliano. He traído comida, abre-. Andrea abrió los ojos como platos y se reconoció aún más fea de lo que ya se había percatado en su reflejo. Se levantó y se limpió las lágrimas rápidamente. 

No lo sabía, no se había percatado ni por un segundo que sentirse fea y avergonzarse por eso ante la visita de alguien era el principio de componer lo que había roto dentro de ella; ese impulso, esa chispa que nos hace querer lucir bien para alguien, que nos mueve, nos enciende y después, sin que podamos controlarlo, nos quema y remedia todo lo que está mal. 

-¡No! -gritó ella con la espalda pegada a la puerta de madera para evitar que Emiliano pudiera verla desde la ventana-. ¡Vete!

-¡Ay ya! No inventes, ¡abre! 

-Estoy fea, ¡vete!

-Jajaja ¿es en serio? 

-Sí -respondió desesperada. 

-¡No seas infantil!

-¡Adiós!

-¡Bien! Me iré con toda mi comida por ahí -dijo ofendido, dio media vuelta y comenzó a alejarse. 

La consciencia de Andrea le pateó el cerebro y sin que pudiera detener aquel impulso abrió la puerta y abrió la boca con ganas de gritarle algo, pero él ya estaba de frente, viéndola con media sonrisa, una sonrisa perfecta, como si hubiese sabido que la chica abriría la puerta desde antes. 

-¿Ya? -preguntó él en modo de reprimenda. 

-Pasa... -asintió ella y la tarde soleada hizo que el viento en el exterior fuese aún más encantador. 

Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander ("La Tinta De Mane")






Comentarios

Entradas populares de este blog

La forma del agua y su encanto color turquesa

--- "Incapaz de percibir tu forma, te encuentro a mi alrededor. Tu presencia llena mis ojos con tu amor, doblega mi corazón... porque estás en todas partes."La forma del agua 
Mis queridos lectores, sé que tardé en escribir esta reseña pero quise esperar a que la entrega del Oscar aconteciera para poder dar una opinión aún más detallada y fina sobre esta encantadora película fuera de lo común. Y es que no quepo de la felicidad de que, nuevamente, otro paisano, un mexicano, ganara el premio a mejor director y, aún más maravilloso, que su filme se llevara el de mejor película. 

Como bien saben, si son lectores míos de hace tiempo, no profundizaré en detalles técnicos y de producción. Intentaré dar mi opinión más sincera sobre el largometraje; ya habrá varios textos de críticas dedicadas a todo aquello de lo que no soy nada experto. 
"Esta joya, meticulosamente elaborada, es la obra más satisfactoria de del Toro desde El laberinto del fauno." (The Hollywood Reporter)
Re…

Sacher-Masoch, la Venus y el masoquismo

---
"Esa es la moraleja: el que se deja dar de latigazos, es porque los merece". 
La Venus de las pieles
(Leopold von Sacher-Masoch)

Acabo de hacer lectura de este magnífico libro, escrito por aquel que diera impulso al término masoquismo, haciendo honor a su nombre. Es mucho lo que podría escribir sobre esta historia llena de vejación y maltrato, pero a la vez de amor y romance. Y es que Sacher-Masoch ha tomado parte de su personalidad, y de su historia misma, para elaborar esta perturbadora escena literaria. 

Masoquismo y psicoanálisis
Y es que en la práctica psicoanalítica, en la psicología en general y en el dialogo cotidiano, podemos escuchar frecuentemente la palabra masoquismo. El término hace referencia al acto perverso de disfrutar del dolor propio, del que otro o uno mismo puede proporcionar. Aquí será importante hacer una distinción, pues el dolor puede ir desde lo físico hasta lo psicológico; humillaciones de todo tipo en donde el Yo del sujeto se siente doblegado, m…

Cine para psicólogos: "Sin amor" de Andrey Zvyagintsev

---
"¿Cómo ha podido ocurrir esto? Antes me hablabas de amor... y todo se ha vuelto dolor y decepción". Sin amor (2017)
En realidad no tenía planeado escribir sobre esta película, pero el día del trabajo en mi país me obligó a buscar opciones para no aburrirme en casa, así que fui con mi novio y un amigo a la Cineteca de la ciudad. Había una lista interesante de películas que podíamos ver, pero nuestras dos primeras opciones tenían las butacas agotadas. Recordé entonces que en una de mis últimas clases de la maestría, unos compañeros comentaron algo sobre una película llamada "Sin amor", exhibida en la Cineteca. Pregunté por los asientos libres y encontramos lugares cómodos. 
Sin amor (Loveless) es un filme ruso de 2017 que estuvo nominado como mejor película de habla no inglesa en los premios de la Academia del año en curso. Es una creación de un cineasta llamado Andrey Zvyagintsev (he hecho copy-paste de su nombre pues es difícil de pronunciar y de escribir también)…