Ir al contenido principal

Los cambios

"Cerré los ojos un segundo y, al abrirlos 
estaba en otro lugar; me veía diferente, 
me sentía diferente, incluso amaba diferente.

Avanzar es vaciarse, dolorosamente, de todo
lo que se tuvo, para entonces llenarse, 
placenteramente, de todo lo que se tendrá;
al mismo tiempo."

Manelander


Estaba casi colapsando porque no había podido escribir ningún texto en una semana entera. La razón de mi ausencia es que me he mudado a otra ciudad y créanme, no saben lo atareado que ha sido todo, además del montón de cosas que he tenido que hacer para establecerme, en mi interior mucho se ha movido porque, querido lector, todo cambio genera movimientos tanto externos como internos. 

Cuando nos vamos, una parte de nosotros se resiste a dejar el lugar en el que estuvimos, sea poco o mucho tiempo, porque pareciera que a la mente no le agradan mucho los cambios, sobre todo cuando nos encontramos en una zona de confort bastante amplia y cómoda. Dejamos de ver nuestra antigua casa y a nuestros antiguos vecinos, dejamos de sentir el calor de las tardes y al viento que movía aquel árbol en el jardín, y con el tiempo todas aquellas imágenes se convierten únicamente en memorias, en recuerdos que se traen al presente de vez en cuando o quizá nunca más, pero las emociones pueden continuar ahí, tan presentes como si aún estuviéramos en aquel sitio. Cuando queremos a alguien, a pesar de la distancia, el sentimiento continua encendido dentro de nosotros; amigos, conocidos y colegas siguen teniendo la misma importancia a pesar de ya no encontrarse cerca de ellos. También podemos evocar recuerdos del restaurante en donde festejamos algún cumpleaños o el aroma del té caliente en nuestra cafetería favorita, dichos recuerdos pueden generar sentimientos que nos hagan extrañar todo aquello. Pienso que el problema puede estar cuando todo lo negativo también nos persigue o cuando nos aferramos a recordar todas esas cosas con un rastro melancólico que nos impide continuar con nuestra vida en un nuevo lugar. 
Pensando en todo esto se me ha venido la idea de escribir sobre ello en este pequeño texto. Estoy seguro que la mayoría de ustedes se ha mudado de ciudad, por lo menos de casa o departamento; es una sensación bastante extraña en realidad. Cuando uno avanza en busca de algo nuevo es necesario e inevitable el tener que dejar algo detrás. Como humanos, como entes físicos que basan su realidad en lo tangible, es imposible avanzar y conservar lo pasado; no podemos arrastrar todo lo que dejamos con nosotros: las paredes, los árboles, el clima, las personas, los centros comerciales, el mar, etc. El entendimiento de todo lo anterior es una forma de madurez, pues entender que moverse significa dejar algo es un pensamiento adulto que nos coloca en un estado de crecimiento personal. ¿Pero qué sucede cuando lo intangible nos sigue? Bueno, aquí tenemos algo más en qué pensar, pues aunque no podemos conservar los árboles y el clima de determinado lugar, si podemos conservar recuerdos y emociones que nacieron exactamente ahí, y ese puede convertirse en un problema si no sabemos sobrellevarlo.


Permitir que los recuerdos y las emociones de lo que has dejado atrás para poder tener algo mejor te limiten no es sensato. Puedes pasar un tiempo extrañando aquello pero sin dejar de moverte, sin frenar tus planes y tus metas, por algo te marchaste ¿no es así?. Perder energía de más en todo lo destructivo puede arruinar muchos de tus planes, aunque al respecto no quiero decir que si tienes ganas de llorar no llores, no extrañes y no sientas feo por dentro, al contrario, es sano tener este proceso de duelo (no exagerado) en donde todo lo que tuvimos, de cierto modo, ya no está. Los cambios nos sacuden, nos renuevan, son una forma saludable de replantearnos y reconstruirnos; sin olvidar aquello en lo que erramos para intentar no repetirlo, sin flagelarnos por lo que hemos dejado en el pasado, sin torturarnos por las cosas buenas que no pudimos traer con nosotros, créeme, ya tendrás cosas mejores y nuevas muy pronto.

Textos relacionados:
"Los días grises no son sinónimo de tristeza"
"El trauma"
"El sinsentido"

Sígueme en Facebook AQUÍ
Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander ("La Tinta De Mane")


Comentarios

Entradas populares de este blog

La forma del agua y su encanto color turquesa

--- "Incapaz de percibir tu forma, te encuentro a mi alrededor. Tu presencia llena mis ojos con tu amor, doblega mi corazón... porque estás en todas partes."La forma del agua 
Mis queridos lectores, sé que tardé en escribir esta reseña pero quise esperar a que la entrega del Oscar aconteciera para poder dar una opinión aún más detallada y fina sobre esta encantadora película fuera de lo común. Y es que no quepo de la felicidad de que, nuevamente, otro paisano, un mexicano, ganara el premio a mejor director y, aún más maravilloso, que su filme se llevara el de mejor película. 

Como bien saben, si son lectores míos de hace tiempo, no profundizaré en detalles técnicos y de producción. Intentaré dar mi opinión más sincera sobre el largometraje; ya habrá varios textos de críticas dedicadas a todo aquello de lo que no soy nada experto. 
"Esta joya, meticulosamente elaborada, es la obra más satisfactoria de del Toro desde El laberinto del fauno." (The Hollywood Reporter)
Re…

Sacher-Masoch, la Venus y el masoquismo

---
"Esa es la moraleja: el que se deja dar de latigazos, es porque los merece". 
La Venus de las pieles
(Leopold von Sacher-Masoch)

Acabo de hacer lectura de este magnífico libro, escrito por aquel que diera impulso al término masoquismo, haciendo honor a su nombre. Es mucho lo que podría escribir sobre esta historia llena de vejación y maltrato, pero a la vez de amor y romance. Y es que Sacher-Masoch ha tomado parte de su personalidad, y de su historia misma, para elaborar esta perturbadora escena literaria. 

Masoquismo y psicoanálisis
Y es que en la práctica psicoanalítica, en la psicología en general y en el dialogo cotidiano, podemos escuchar frecuentemente la palabra masoquismo. El término hace referencia al acto perverso de disfrutar del dolor propio, del que otro o uno mismo puede proporcionar. Aquí será importante hacer una distinción, pues el dolor puede ir desde lo físico hasta lo psicológico; humillaciones de todo tipo en donde el Yo del sujeto se siente doblegado, m…

Cine para psicólogos: "Sin amor" de Andrey Zvyagintsev

---
"¿Cómo ha podido ocurrir esto? Antes me hablabas de amor... y todo se ha vuelto dolor y decepción". Sin amor (2017)
En realidad no tenía planeado escribir sobre esta película, pero el día del trabajo en mi país me obligó a buscar opciones para no aburrirme en casa, así que fui con mi novio y un amigo a la Cineteca de la ciudad. Había una lista interesante de películas que podíamos ver, pero nuestras dos primeras opciones tenían las butacas agotadas. Recordé entonces que en una de mis últimas clases de la maestría, unos compañeros comentaron algo sobre una película llamada "Sin amor", exhibida en la Cineteca. Pregunté por los asientos libres y encontramos lugares cómodos. 
Sin amor (Loveless) es un filme ruso de 2017 que estuvo nominado como mejor película de habla no inglesa en los premios de la Academia del año en curso. Es una creación de un cineasta llamado Andrey Zvyagintsev (he hecho copy-paste de su nombre pues es difícil de pronunciar y de escribir también)…