Ir al contenido principal

Irse

"Escapar no es una opción adecuada, 
a donde sea que vayas lo que te 
atormenta te seguirá; pero escapar
es un antídoto temporal que 
desesperadamente bebemos para
anestesiar el dolor." 

Manelander 


Estoy seguro que se han sentido con esas ganas de salir corriendo cuando la tormenta se avecina, porque salir corriendo es sinónimo de evitar la catástrofe, esconderse para no ver la destrucción inminente que una situación puede generar. Si lo han sentido entonces créanme que les entiendo perfectamente, más de lo que se pueden imaginar, porque huir a veces es inevitable cuando las sombras fijas su atención en ti para envolverte. 

Creo, queridos lectores, que huimos solamente por una sola razón: miedo. El miedo al dolor muchas veces nos obliga a irnos, ya sea física o emocionalmente. Y muchas veces, aunque suene extraño, huimos quedándonos, sí, así como lo leen, nos vamos de algo cuando decidimos quedarnos. En este caso pongamos el ejemplo de una pareja que nos maltrata psicológicamente pero que con el tiempo ha generado en nosotros una especie de dependencia emocional; "no podemos vivir sin él o sin ella", y entonces, cuando decidimos terminar la relación para no seguir sufriendo los maltratos, por obvias razones naturales entramos en un duelo emocional por haber perdido a ése alguien con el que estuvimos algún tiempo; el duelo se vuelve insoportable porque, además de la sensación nada placentera que provoca el duelo, somos dependientes emocionales del otro que ya no está, entonces nos desbaratamos intentando que los días sean más llevaderos, menos terribles, pero pasa el tiempo y nos sentimos peor y cedemos porque nos es insoportable estar sin el otro, y volvemos al ruedo buscándole y reanudando lo que habíamos decidido concluir, "nos quedamos" como al principio; huimos del dolor insoportable y nos quedamos en el estado anterior, sabiendo que la persona seguirá maltratándonos. En resumen; nos quedamos con lo que teníamos antes por huir de la pérdida. 

Por otro lado también huimos de manera literal; nos mudamos de casa o de ciudad porque pensamos que entre más lejos estemos del problema las cosas serán distintas, pero entendamos algo, los problemas nos seguirán en un ciclo infinito que depende únicamente de nosotros mismos. Empezar de cero no es malo, siempre y cuando hayamos resuelto todo lo anterior, de lo contrario repetiremos los patrones así estemos viviendo en la luna. 

Irse es una opción rápida que anestesia el dolor y la miseria que se puede sentir en un momento determinado, pero es claro que al irnos siempre nos llevamos un poco de todo eso que nos atormenta. Hay que resolverse antes de tomar cualquier decisión, y para ello hay que enfrentar la tormenta con todos los recursos de los que disponemos, una vez confrontada la situación entonces podremos cambiar de aires y reconstruirnos en otro lado, ¿no crees tú que es lo más adecuado?

Sígueme en Facebook AQUÍ

Comentarios

Entradas populares de este blog

La forma del agua y su encanto color turquesa

--- "Incapaz de percibir tu forma, te encuentro a mi alrededor. Tu presencia llena mis ojos con tu amor, doblega mi corazón... porque estás en todas partes."La forma del agua 
Mis queridos lectores, sé que tardé en escribir esta reseña pero quise esperar a que la entrega del Oscar aconteciera para poder dar una opinión aún más detallada y fina sobre esta encantadora película fuera de lo común. Y es que no quepo de la felicidad de que, nuevamente, otro paisano, un mexicano, ganara el premio a mejor director y, aún más maravilloso, que su filme se llevara el de mejor película. 

Como bien saben, si son lectores míos de hace tiempo, no profundizaré en detalles técnicos y de producción. Intentaré dar mi opinión más sincera sobre el largometraje; ya habrá varios textos de críticas dedicadas a todo aquello de lo que no soy nada experto. 
"Esta joya, meticulosamente elaborada, es la obra más satisfactoria de del Toro desde El laberinto del fauno." (The Hollywood Reporter)
Re…

Sacher-Masoch, la Venus y el masoquismo

---
"Esa es la moraleja: el que se deja dar de latigazos, es porque los merece". 
La Venus de las pieles
(Leopold von Sacher-Masoch)

Acabo de hacer lectura de este magnífico libro, escrito por aquel que diera impulso al término masoquismo, haciendo honor a su nombre. Es mucho lo que podría escribir sobre esta historia llena de vejación y maltrato, pero a la vez de amor y romance. Y es que Sacher-Masoch ha tomado parte de su personalidad, y de su historia misma, para elaborar esta perturbadora escena literaria. 

Masoquismo y psicoanálisis
Y es que en la práctica psicoanalítica, en la psicología en general y en el dialogo cotidiano, podemos escuchar frecuentemente la palabra masoquismo. El término hace referencia al acto perverso de disfrutar del dolor propio, del que otro o uno mismo puede proporcionar. Aquí será importante hacer una distinción, pues el dolor puede ir desde lo físico hasta lo psicológico; humillaciones de todo tipo en donde el Yo del sujeto se siente doblegado, m…

Cine para psicólogos: "Sin amor" de Andrey Zvyagintsev

---
"¿Cómo ha podido ocurrir esto? Antes me hablabas de amor... y todo se ha vuelto dolor y decepción". Sin amor (2017)
En realidad no tenía planeado escribir sobre esta película, pero el día del trabajo en mi país me obligó a buscar opciones para no aburrirme en casa, así que fui con mi novio y un amigo a la Cineteca de la ciudad. Había una lista interesante de películas que podíamos ver, pero nuestras dos primeras opciones tenían las butacas agotadas. Recordé entonces que en una de mis últimas clases de la maestría, unos compañeros comentaron algo sobre una película llamada "Sin amor", exhibida en la Cineteca. Pregunté por los asientos libres y encontramos lugares cómodos. 
Sin amor (Loveless) es un filme ruso de 2017 que estuvo nominado como mejor película de habla no inglesa en los premios de la Academia del año en curso. Es una creación de un cineasta llamado Andrey Zvyagintsev (he hecho copy-paste de su nombre pues es difícil de pronunciar y de escribir también)…