Ir al contenido principal

Lo destructivo de amar demasiado

"Me amaron tanto que terminé por enfermar, 
me dolió todo ese amor encima de mí, 
el exceso de afecto me fue destruyendo
poco a poco, sin darme cuenta, sin 
darnos cuenta, una parte de mí 
murió."
Manelander

El título parece una atrocidad en principio, pues hablar de amor casi siempre tiene que ver con sensaciones placenteras, con felicidad, ausencia de odio, paz y armonía. El amor es todo lo bueno que se puede sentir y que, a mi punto de vista, equilibra al mundo en una balanza que carga luz y oscuridad al mismo tiempo; pero como dicen por ahí: "todo en exceso es malo", y es literalmente como se debe de tomar en cuenta dicho enunciado. Así es como me he planteado el contenido de este texto en el que quisiera compartir la apariencia de una cara del amor muy distinta a la que conocemos comúnmente, esa cara que no es tan buena como aparenta. 

El amor pervertido 

El amor es un sentimiento libre una vez desatado en nuestro interior, somos capaces de guiarlo de algún modo, regularlo, dosificarlo, repartirlo, erradicarlo o incrementarlo; el amor es maleable pero ciego y desbocado al mismo tiempo. El amor necesita límites, frenos que nacen de nuestros recursos internos y que crean un estado amoroso pacífico y natural, es decir, los límites del amor dependen de nuestros vacíos y conflictos internos; entre más vacíos tengamos menos límites seremos capaces de establecer, y esto es una cuestión inconsciente, oculta a nuestra voluntad consciente, como quien dice: lo hacemos sin querer

Al decir "pervertido" me refiero a infectado, fuera de lo normal, cambiado. Y es que el amor se pervierte si no tiene un límite; cuando el amor nace tiende a emanar incansablemente de nuestros adentros, sin parar, con toda la fuerza que puede encontrar, y eso está bien, hasta cierto punto. Podemos amar muchísimo a una persona y, con ciertos límites, ser felices y hacerla feliz a la vez. Pero sucede que cuando el amor no tiene un freno sale proyectado intensamente hacia el otro, y cada vez con mayor vigor, tanto, que tiene el poder de lastimar, de destruir inclusive. El amor se enferma, como se pude enfermar cualquier emoción humana, llevando así un sentimiento positivo a provocar consecuencias negativas.

¿Cómo destruye el amor?

Cuando el amor excede los límites, débiles a veces, es capaz de traer consigo otro tipo de emociones que provocan desagrado. La inseguridad, el miedo, la angustia, son algunas de las cosas que el exceso de amor genera en quien ama y en quien es amado. Esa sensación de ser una misma cosa entre parejas, amigos o miembros de la familia, es una característica común de los excesos amorosos; ahí donde no se sabe quién es quién porque la cercanía excesiva borra incluso los límites de lo social, donde no se puede ver a uno sin el otro; es esa necesidad imperante de una proximidad excesiva con el otro en todos los aspectos, en donde no existen la privacidad, las diferencias, la individualidad, las decisiones propias. El amor excesivo impone culpas y ansiedades que lo único que hacen son enfermarnos por dentro, como una planta que comienza a pudrirse desde su raíz.

El amor en exceso mantiene estas fantasías escondidas sobre ser uno con el otro, meterlo en nosotros o meternos en él, comérnoslo de algún modo y, si pudiéramos, comérnoslo literalmente o dejarnos comer, la carne y los huesos. El amor excesivo es una carga de deseos que pesan, transgreden, golpean, muerden, arrancan, lastiman y, cuando el otro no puede soportarlo más, en ocasiones, elige el camino del abandono o la lejanía, y toda esa fuente inagotable de amor convierte sus emanaciones en una sustancia oscura y dispuesta a lastimar, esta vez, con todas las intenciones. Así, el odio es un amor que enfermó con el tiempo, que cambió, mutó y se convirtió en algo peor de lo que fue en un principio. El amor en demasía, como cualquier cosa, puede romper aquello que lo recibe. Los humanos soportamos todo hasta un punto límite, después de eso, nos rompemos, nos destruimos.

Sígueme en Facebook AQUÍ




Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cine para psicólogos: ¡madre! de Darren Aronofsky

You give and you give and you give... and it's never enough! 
Volvemos después de mucho tiempo a su gustada sección Cine para psicólogos. Antes que nada he de confesarles, mis queridos lectores, que el tiempo se ha vuelto algo valioso para mí y sentarme a escribir una opinión sobre una película como esta me demanda varias horas. Al fin he podido prepararme un café y comenzar a plasmar mis comentarios sobre mother!
Comenzaré diciendo que, como muchos de ustedes habrán leído tiempo atrás en mi blog, Darren Aronofsky logró crear mi película favorita de todos los tiempos: El cisne negro. Y  es que debido a mi formación como psicoanalista ustedes entenderán mi fascinación por este tipo de películas con contenidos fuertemente psicológicos. ¡madre! me ha cautivado por completo, aunque no ha logrado superar la admiración que sigo teniendo por Black Swan. 
mother! Una carga simbólica pesada para el psiquismo.  Miren, no he leído mucho al respecto, ni siquiera me he enterado de la vida de Dar…

Celos y otras torturas mentales

Psicoterapia psicoanalítica  Ciudad de México - Col. Roma Norte Tel: ‭(55) 3275 1330‬  Psic. Manuel Landeros 
Como ya he escrito al respecto, antes en otros textos de mi blog, los celos siempre han sido un asunto importante tanto en la consulta psicológica como en la vida cotidiana de muchas personas. Puedo considerar a los celos, desde mi observación clínica, como una tortura a la que muchas personas se someten constantemente. 
Sigmund Freud, en su obra psicoanalítica, menciona que los celos pueden tomar distintos caminos y que están relacionados con la rivalidad; ¿qué tiene aquel o aquella que no tenga yo? Más allá del miedo a ser abandonados, se trata de un miedo profundo a no tener o no poseer algo que otro sí, miedo a ser “insuficientes” o a sentirnos “incompletos”. Freud decía que los celos pueden ser proyectados, es decir, que quien en realidad tiene deseos (inconscientemente) de ser infiel es quien siente los celos, pero la culpa que ello  genera es tan grande que defensivamente c…

Marilyn Monroe y su misterioso paso por el psicoanálisis

---
"Hollywood es un lugar en el que tendrás que pagar mil dólares por un beso y cincuenta centavos por tu alma."
Marilyn Monroe 
Decidí escribir sobre Marilyn en el momento en el que una de mis profesoras de la formación psicoanalítica mencionó el nombre de Ralph Greenson, aquel psiquiatra estadounidense que fuera el psicoanalista de Norma Jeane Mortenson, mejor conocida como Marilyn Monroe. Y es que no es gratuito mi interés en este personaje tan famoso; desde hace muchos años siento una admiración especial a la imagen y trayectoria de Marilyn y, ahora que he indagado un poco más sobre su vida, estoy fascinado, y al mismo tiempo horrorizado, con lo que he encontrado.


El pasado herido de Norma
Norma nació el 1 de junio de 1926 en Los Angeles, USA. Hija de una montadora cinematográfica de nombre Gladys Baker y Edward Mortenson, de quien se separó justo antes de darse cuenta de su embarazo. Gladys tuvo que ser internada en un hospital psiquiátrico pues sufrió fuertes trastornos …